Río Duero

Villanueva de Duero (Valladolid)

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Los ojos de la escarpada y elevadísima sierra del Sistema Ibérico son los primeros en verlo. Virgen y puro, el río Duero nace en las proximidades de Soria, concretamente en los Picos de Urbión. Esta maravilla natural crece a un ritmo vertiginoso. Cuando uno quiere darse cuenta, ‘el bebé’ se ha hecho mayor. Poco a poco y en silencio, el río va nutriéndose de diferentes afluentes que aumentan su caudal de forma ostensible. Cuanto más crece, más poderoso se vuelve y eso se nota en su sonido. Profundas y frías, sus aguas fluyen como un rayo. Tras abandonar Soria y pasar por Burgos, llega a Villanueva de Duero. Se trata de una de sus escalas más importantes. Allí le espera el Pisuerga, que se entrega a él sin remilgos. Tremendamente extenso, impone respeto y forma una hermosa estampa al mezclarse con otros recursos naturales, principalmente la foresta. Su potencia es incuestionable y su caudal una oportunidad perfecta para los villanuvenses que tratan, sobre todo en verano, de sacarle el máximo rédito a través de relajantes paseos en barco o practicando piragüismo. Seguramente le gustaría quedarse en Villanueva hasta su muerte, pero debe seguir creciendo. El Atlántico, impaciente, le espera en las tierras portuguesas de Oporto. Una llamada que el Duero no puede rechazar. 

Localización