{{title}}
{{buttonText}}

Remar de noche hasta la cascada de Ézaro

Fisterra, Coruña, A

Compartir

Por su singularidad, la cascada de Fervenza do Ézaro es la más hermosa de España. Aquí es donde el río Xallas abandona el monte Pindo para morir en el océano Atlántico. Los saltos de agua ya son un espectáculo en sí mismos pero, además, se trata de la única cascada de Europa que se precipita sobre el mar (y de las pocas que se ilumina por la noche) situada más abajo del Cabo Finisterre, en Dumbría, en esa bella región de tesoros escondidos que es A Costa da Morte.

Suele ser visita obligada si andas por la zona, siempre teniendo en cuenta los horarios de apertura de la presa que controla el caudal del río y, sobre todo, los días en los que encienden las luces de noche. En verano, y hasta mediados del mes de septiembre, la cascada tiene iluminación nocturna de 23h a 00h aproximadamente. Para aprovecharla, la empresa de turismo activo Atlantis Aventura, que lleva 14 años organizando rutas de todo tipo por la zona, organiza travesías nocturnas en kayak para ver la desembocadura, el entorno y la cascada en todo su lumínico y nocturno esplendor.

La travesía dura aproximadamente una hora y cuarto con dos turnos (uno a las 21.30 h y el segundo a las 23.30 h) con un tope de 16 personas y dos instructores profesionales por turno. Los kayak –sí, vas a tener que remar–, en pareja o individuales, saltan a las aguas oscuras y surcan el río Xallas y el mar, admirando el monte Pindo que, según la leyenda, albergaba el Olimpo Celta. A continuación, dependiendo de la marea, en ocasiones atracan y hacen expedición hasta enfrente de la cascada.

Localización

Cascada de Fervenza do Ézaro