Todo comienza como una de las muchas fiestas de agosto que se celebran en muchos municipios. Gente en la calle, mercadillos tradicionales, dulces típicos… Pero algo ocurre en cuanto cae la noche sobre Cervo y su Praza do Souto. Comienzan a aparecer antorchas, sapos y meigas, mientras los miembros de Airiños do Xunco ponen al fuego un caldero lleno de algo a lo que prenden fuego. Es una mezcla de aguardiente con azúcar del que sale una llama azul y que sirven a los cientos de personas que se juntan para ser testigos de esa noche mágica. Entre la música, los bailes y la luz irregular del fuego, un brujo vestido de paja es el encargado de ahuyentar a las malas presencias y malos espíritus, personificados en diablos y brujas que rondan por las calles. Si estamos atentos veremos entre ellos al Cabrón, el mismo diablo, o cruces invertidas ardiendo. Pero finalmente, después de una noche de celebración, el bien se acaba imponiendo gracias a los conjuros y la quema del espantajo. Brindemos por ello.

Contacto

Localización

Praza Souto, 1, 27891 Cervo, Lugo