Aldeanueva de Barbarroya

Aldeanueva de Barbarroya

Información turística: 925706074

http://www.aldeanuevadebarbarroya.org/

El viajero ha de ponerse en situación, tanto espacial como temporal. Ha de situarse en los finales del siglo XIX, ha de dirigirse allí donde confluyen el camino de las Posadas y el camino del Cancho, unos 500 metros al suroeste del núcleo urbano. En ese lugar palpita la viva historia de Aldeanueva de Barbarroya, en el entorno denominado la Fuente Blanca o el Cercón: encontrará el visitante el llamativo complejo del lavadero, con 64 pilas de lavar distribuidas en 11 filas dispuestas alrededor de una fuente-depósito de doble pilón. Pilas de granito reordenadas en 1923 (según la inscripción de la fuente) donde se lavaban la ropa y, muy probablemente, los trapos sucios.

El viaje en el tiempo continúa en las afueras del pueblo, y la necrópolis de Pilas traslada al visitante a los siglos XII y XIII para mostrar enterramientos y fosas funerarias excavadas en la roca del lugar. También en los alrededores de la población se encuentra un lugar que merece un pequeño paseo: quien pregunte por el canto del Perdón y llegue hasta él, habrá de arrojarle una piedra y formular un deseo, como bien marca la tradición popular. En el lugar se han encontrado inscripciones de la edad del Bronce.

Pero no todo ocurre fuera del núcleo urbano (donde, por cierto, hay restos de una modesta calzada romana): en las calles Aldeanueva, entre construcciones de piedra y otras más modernas de ladrillo, el viajero encontrará unos cuantos rincones recogidos, perfectos para un paseo tranquilo, entre ellos las plazas de España, de la Cilla, de la Cuesta y de la Constitución, todas ellas con fuentes de piedra más o menos antiguas. La de la plaza de España está fechada en 1890. Luego, sobresaliendo entre el caserío, el paseante encontrará la iglesia parroquial de Santiago Apóstol, de curiosa construcción: empezó como gran proyecto en 1514 (y así se aprecia en su ábside gótico plateresco) y terminó como arquitectura modesta, reflejada en una sencilla fachada rematada con una espadaña de dos ojos. Y desde allí puede marchar, como en la romería del último domingo de agosto, hacia la ermita de la Virgen del Espino. En su interior, la imagen de la virgen en una pequeña capilla y, además, una lápida funeraria de 1252 perteneciente a un caballero que luchó en los tercios de Flandes.

A Aldeanueva de Barbarroya se puede viajar sin prisa y sin reloj: en el ayuntamiento hay dos, uno en la fachada principal (plaza de la Cilla) y otro en la fachada que da a la calle… del Reloj.