Alicún

Sabor árabe alrededor de una balsa

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

La balsa de Alicún, en una plaza en la que se alza un alminar, primero fue terma romana y después hamman, y constituye quizá el recurso más valioso de este tranquilo y pequeño pueblo con sabor árabe situado en las faldas septentrionales de la Sierra de Gádor; su agua abastecía el lavadero contiguo. En el centro de la villa se ubica la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, de principios del siglo XX, dedicada al Patrón, San Sebastián, y flanqueada por grandes castaños, muy de agradecer en verano. En los alrededores se abren varios senderos –el de las Eras, el de los Cinco Dedos o el de la Solana– y miradores como el de las Eras o el de la Cruz.

Contacto

Localización