{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Allueva

Los retablos barrocos escondidos en una iglesia perdida

Compartir

La densidad de población de este pueblo entre Calamocha y Montalbán, muy cerca de las Cuencas Mineras, es similar al de algunas zonas del desierto del Sahara. Con 29 vecinos censados, la tranquilidad de Allueva solo la rompe el sonido de las campanas recién restauradas de su iglesia parroquial, dedicada a la Asunción, construida en el siglo XVIII. Este edificio esconde una sorpresa en su interior: unos bellos retrablos barrocos de los siglos XVII y XVIII, que hacen pensar en la importancia que pudo haber tenido este pequeño municipio después de la Edad Media.

Su ayuntamiento viejo y la casa aledaña debieron ser edificios nobles. Construidos en sillería, se ven restos de un alero y cuentan con un curioso dintel con marcas de cantería que podría pertenecer a antiguos masones. En algunas de estas marcas se distinguen una escuadra, compás, y cincel; además de una fecha poco reconocible enmarcada en su parte central.

Contacto

Localización