Cariñena

Cariñena

Información turística: 976620112

Web información turística

Hablar de Cariñena es hablar de vino. La historia de esta localidad zaragozana está muy vinculada a esta bebida, presente en la vida y en la economía de sus vecinos, como atestiguan las numerosas bodegas asentadas en el lugar. La Denominación de Origen de Cariñena es la más antigua de Aragón, y al igual que sucede con el vino, el patrimonio cultural del municipio es extenso y variado. Palacios, torres e iglesias se suceden a lo largo de su casco urbano, con la Sierra de Algairén como telón de fondo.

En el paseo nos esperan templos como la iglesia barroca de Nuestra Señora de la Asunción, construida en 1694 sobre las ruinas de la antigua colegiata medieval. En su interior sobresale el baldaquino que ocupa el altar mayor y una imagen de la virgen, así como varios retablos, tallas y un órgano con elementos del siglo XVI. Adosada al templo se alza la torre-campanario gótica (siglo XIV). De esta misma época es el Torreón de las Monjas, que integraba las antiguas murallas. También es interesante la Iglesia de Santiago, de estilo gótico, ubicada en la antigua sinagoga del siglo XIII, cuyo altar mayor barroco y dos bustos policromados de Santiago Apóstol y San Juan Bautista son dignos de admirar.

Cariñena cuenta con numerosos edificios civiles de distintos estilos, como la Casa Consistorial, un palacio aragonés renacentista, la Casa-Palacio de los Arazuri y la Casa de la Castana. El Museo Parroquial y el Arco del Cordero (siglo XVII) son otros de los rincones interesantes de la localidad, al igual que la Fuente de la Mora, levantada en el siglo XIX en el centro del pueblo. Tampoco podemos dejar de visitar el Museo del Vino, ubicado en una antigua bodega de 1918, que nos acerca a la historia de esta bebida en la comarca mediante más de 600 objetos, documentación y una exposición permanente.

A 7 kilómetros del centro de Cariñena, situada entre viñedos, nos aguarda otra parada obligatoria: la Ermita de la Virgen de Lagunas, de estilo barroco con elementos mudéjares. Tanto el interior como el exterior del templo cuentan con elementos de interés, como la talla gótica de la virgen (siglo XV). Hasta 16 senderos recorren la comarca. Adentrarse en ellos es todo un descubrimiento.

Desde 1960, Cariñena celebra la Fiesta de la Vendimia, una de sus citas imprescindibles del año. Ese día, de los chorros de la Fuente de la Mora brota vino en lugar de agua. Según la tradición, en 1585 Felipe II visitó la localidad y para honrarle, los vecinos hicieron que de las dos fuentes del pueblo saliera vino. Existen numerosas actividades vinculadas para descubrir los caldos de Cariñena, que incluyen visitas a bodegas, tratamientos de vinoterapia, catas o paseos entre viñedos.

Planes Cercanos

Planes en Cariñena

Ver todos