{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Esterri d'Àneu

El corazón del valle

Compartir

Si el Valle de Àneu fuera una ostra, Esterri d´Àneu sería su perla, no sólo por su ubicación sino porque, además, en su término municipal se encuentra el Ecomuseo del Valls d´Àneu, el mejor sitio para iniciarse en la exploración de los distintos lugares que componen el territorio. Ubicado en una antigua casa típica del S. XVIII, nos servirá para remontarnos a aquellos tiempos en los que la ganadería y la agricultura eran el motor de movimiento de la zona.
Pero, como toda joya, Esterri d´Àneu tiene un brillo propio que se refleja en cada uno de los rincones del municipio. Será fácil comprobarlo. Bastará un paseo por las calles estrechas y sinuosas del casco histórico o acercarse hasta la calle mayor, verdadera arteria del pueblo en el que lo antiguo y lo nuevo conviven en armonía como las casas de nueva construcción que dan paso a la parte peatonal, donde podremos conocer a dos testigos del paso del tiempo en la población: la iglesia parroquial de San Vicente, del s. XVIII, con su alta torre y la cruz de término de principios del s. XVII, que antiguamente marcaba la entrada a la villa. Desde allí, unos pasos más nos llevarán hasta el mismísimo hilo conductor de la comarca, el río Noguera Pallaresa, y nos descubrirá un puente románico del s. XIII, que guarda una pequeña sorpresa: bajo su arco más pequeño discurre el Paseo Vora Riu, un paraje para disfrutar de las vistas, ver a los niños jugar y respirar el aire puro que desde la alta montaña leridana llega sin filtros.
 

Contacto