{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Guardo

A los pies de la Montaña Palentina

Compartir

Durante mucho tiempo, la minería fue la principal actividad de Guardo y por eso se convirtió en la población más habitada de la provincia, tras la capital. Paseando por sus calles aparecen distintos monumentos y símbolos que recuerdan el pasado minero e industrial de la villa. También se encuentra un monumental monolito de dos metros dedicado a la Montaña Palentina.

Y es que Guardo es la puerta de entrada al Parque Natural de la Montaña Palentina, por su zona oeste y en la oficina de Turismo, que recrea la arquitectura románica, se pueden conseguir los mapas de los caminos de montaña y también de los cinco senderos alrededor del municipio, siendo una importante base para quienes practican rutas de bicicleta BTT.

En esta ciudad moderna hay un edificio que destaca por encima de todos. En su parte alta aparece el magnífico palacio señorial, barroco, del siglo XVIII, con más de 25 metros de fachada que se atribuye al arquitecto Ventura Rodríguez y que se conoce como la Casa Grande. El puente de piedra, construido en la época de Carlos III, atraviesa el río Carrión que discurre por Guardo.