Olula de Castro

El sencillo encanto de los pequeños rincones blancos

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Olula de Castro no destaca por ningún monumento espectacular. Su gran baza es el sencillo encanto de los pequeños rincones que el visitante va descubriendo, con agradables sorpresas, a la vuelta de cualquiera de sus calles empinadas, estrechas, encuadradas por paredes blancas permanentemente engalanadas con macetas de flores. ¿Los mejores cicerones? Los propios vecinos del pueblo. Y para los más aventureros, la Rambla de Verdelecho, que discurre paralela a la carretera, hasta la misma localidad, y permite disfrutar de barrancos, cárcavas, meandros, minas abandonadas y requiebros varios hasta salir a la Carretera Nacional 340.

Contacto

Localización