{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Porroig

Paz y sosiego entre casetas de pescadores

Compartir

Si lo que se busca es perderse en los confines de Ibiza y que los atascos, el olor a gasolina, el ruido urbano y la contaminación parezcan un mal sueño, esta localidad es el escenario más adecuado. Su cala de playa, a 8 kilómetros de Sant Josep de Sa Talaia, tiene una orilla con 100 metros de longitud. Es una cala que no forma parte de la hoja de ruta habitual del gran turismo y están garantizadas paz y tranquilidad a raudales. La mayor parte de su costa está salpicada por humildes casetas de pescadores; un motivo más para sentirse más cerca de ese Robinson Crusoe que todos llevamos dentro. 

Contacto