{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Salvador de Zapardiel

Cénit del paisaje natural vallisoletano

Compartir

El paisaje castellano se extiende en su máximo esplendor a su paso por Salvador de Zapardiel, que solo ve interrumpida la llanura de sus campos de cereales por alpacas de paja que salpican el terreno. Este municipio, situado a 70 kilómetros de la capital, supone casi el último reducto vallisoletano antes de entrar en Ávila. Tierra de pastores y trashumancia, la riqueza gastronómica de esta localidad se basa en productos de matanza y de caza.

La pedanía de la Honcalada, perteneciente a Salvador de Zapardiel, se hizo famosa en los años 70 por el descubrimiento –en el Pago de las Cañadas– de un puñado de 'antonianos' o monedas romanas del siglo III, que hoy se conservan en el Museo de Valladolid. La Iglesia de Santa Cruz del municipio solo conserva de la edificación original la cabecera y la torre que en su parte superior está ornamentada con una bella cúpula en forma de linterna iluminaria.