San Emiliano

Serios motivos para escapar de las obligaciones

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

La comarca de Babia es uno de los espacios naturales más bellos de la provincia de León. Al norte del río Luna, haciendo ya frontera con Asturias en plena cordillera cantábrica, la altitud comienza a notarse en las frescas temperaturas de sus veranos y abundantes nevadas de sus inviernos. El macizo calcáreo Peña Ubiña, bajo el que se ubica, es uno de los más grandiosos de la cordillera Cantábrica.

La mayoría de sus inmensas praderas fueron hace siglos bosques de robles y hayas, bajo cumbres de más de 2.000 metros de altitud, en ellos los reyes de Asturias y León se retiraban para disfrutar de la caza. La expresión «estar en Babia» proviene de los periodos en los que al monarca no se le podía molestar porque se encontraba descansando en esta tierra. Hoy quedan todavía bellos ejemplares de robles y hayas que dan cobijo a una extraordinaria flora y fauna de montaña.

Las construcciones de piedra son en cierta manera herederas de la tradición, esta tierra siempre ha sido hogar de canteros y mineros. Desde el neolítico existen asentamientos humanos en toda la zona, aunque es con anterioridad a la llegada del imperio romano cuando las tribus celtas del norte edificaron numerosos castros, como los de Peña Sulcastro, Corona de Quintanilla o Torre de Babia. En estas localizaciones practicaban el pastoreo: las ovejas merinas tienen en Babia uno de sus hábitats predilectos.

La comarca en los siglos X a XIII era conocida como Vadavia. En esos siglos hubo torres acastilladas en Torre de Babia y Piedrafita. Hoy se pueden encontrar muestras del poder señorial de estos valles en las residencias palaciegas como las de los Flórez en Vega de los Viejos o la de los Cuenllas en Lago de Babia. En Riolago se encuentra la Casa del Escribano, mansión de los notarios de Babia, del siglo XVII. Su plaza y entorno han sido declarados Bien de Interés Cultural.

También del siglo XVII es la casona solariega de los García de Lorenzana en Villasecino. La parroquia de Candemuela, construida en estilo barroco durante el XVIII con el dinero que un vecino de la localidad hizo en Perú, es de planta de cruz latina con muros de piedra y tejados de pizarra.

Preciosos alojamientos rurales en el municipio, con sus 14 localidades adscritas, permiten explorar su extraordinario patrimonio natural e histórico mediante rutas de senderismo en la falda de sus montañas: el lago glaciar Chao (o Laguna de Lago) y la Laguna de las Verdes son dos rutas recomendables.

Contacto

Localización