{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Sant Joan de les Abadesses

Joya del románico gerundense

Compartir

Con el monasterio empezó todo. El origen de este municipio gerundense está unido a la fundación del Monasterio de Sant Joan de les Abadesses en el siglo IX. Al abrigo del templo se creó Sant Joan y con el paso del tiempo fue necesaria la construcción de una villa amurallada de nueva planta, actualmente denominada la Vila Vella. La iglesia del monasterio tiene planta de cruz griega con nave única con bóveda de cañón y tres ábsides. Un claustro de estilo gótico iniciado en el siglo XV completa el templo, donde destaca sobremanera el conjunto escultórico que preside el ábside mayor, denominado El Descendimiento, una de las muestras más destacadas del románico catalán. Desde su fundación hasta el año 945 fue el único monasterio femenino en Cataluña y actualmente está declarado como Bien de Interés Cultural nacional.

Además del monasterio, Sant Joan de les Abadesses tiene muchos más atractivos que ofrecer a los visitantes. Patrimonio arquitectónico, cultural y artístico, leyendas y tradiciones… Se trata de una villa con más de 1100 años de historia. Sant Joan está ubicado en la Comarca del Ripollés y, al igual que otros pueblos de la zona, goza de un entorno natural privilegiado. En su caso, de un valle prepirenaico desde donde se pueden emprender excursiones vinculadas al patrimonio local. En este sentido, el Ayuntamiento propone rutas senderistas, ciclistas e incluso literarias.

Entre todo el patrimonio arquitectónico situado en el casco urbano hay que subrayar la Vila Vella, parte antigua del municipio, y que en su momento estuvo amurallada, fortificación de la que aún quedan algunos restos. El Palacio de la Abadía (siglo XIV) es un edificio gótico que acoge la Oficina de Turismo y el Centro de Interpretación del mito del Conde Arnau.