{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Somontín

El pueblo de talco

Compartir

Pasear sin prisas por este pueblo almeriense del Somontín es una buena recomendación inicial. Paradas fijas deben ser su iglesia, la Fuente de los Caños, las escaleras de la calle Mario Palma, los porches y las esculturas que jalonan plazas y plazuelas, como la dedicada al minero, tallada en mármol. El visitante puede seguir los senderos del Agua o del Talco (antigua vereda minera que discurre por la Sierra de las Estancias, por la que los vecinos de Lúcar y Somontín accedían a los pozos de explotación de talco o 'jaboncillo'). Y también alojarse en el conjunto de casas rurales, de reciente construcción, propiedad municipal y gestionadas por una empresa privada.

Contacto