Terque

La aldea por descubrir

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Como la aldea por descubrir por el arqueólogo. Así es esta pequeña localidad situada al límite del Parque Natural de Sierra Nevada y la Alpujarra Almeriense. Cercada por una fortaleza (la del Cerro de la Matanza) y las ruinas de un castillo en otra de sus colinas, (el del Cerro de Marchena) -ambos bienes de interés cultural-, hasta su silueta en forma de interrogación invita a saber más sobre ella. ¿Qué mejor que adentrarse entre sus abundantes parras y naranjos?  La población comienza en el singular paseo de los Inmigrantes, a orillas del caprichoso río Andarax. Ya salpimentan el espacio las irregulares casas en pendiente. Lo único similar entre ellas es su blancura: pueden ser cuevas como las del barrio de San José o el cerro de la Cruz; casitas unifamiliares rectangulares y rectas, o, suntuosas viviendas en el casco histórico. La más llamativa de ellas es la Casa de los Caballitos, de bellísimos enrejados escarlata. Una vez superado su hechizo, hay que conocer el corazón de Terque, que late por su olmo centenario, símbolo de la localidad, en la Plaza de la Constitución. Algunos monumentos que merecen un alto en el camino son: la iglesia parroquial de Santiago Apóstol; la ermita de las Ánimas, que da a conocer un tipo de adoración local, y la ermita de la Cruz desde donde se obtiene una vista espectacular de la silueta de Terque.

Contacto

Localización