{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Vallbona de les Monges

Elegante entorno para una joya románica

Compartir

En pocas ocasiones una población vive ligada a un monumento. Vallbona de les Monges es, por encima de todo, su monasterio de monjas cistercienses, que altivo y elegante se levanta por encima de los tejados dominando el entorno urbano nacido a su regazo. El municipio se encuentra en el extremo sur de la Comarca del Urgell y acoge otras poblaciones y aldeas como Rocallaura, Montblanquet y Montesquiu.

El núcleo urbano se originó a partir del siglo XVI por la norma del Concilio de Trento según la cual los monasterios femeninos no podían permanecer aislados. Así fue como el cenobio quedó envuelto en una elegante y coqueta trama urbana que bien merece el paseo sosegado. El recorrido de las calles es una perfecta antesala para la visita de una de las más valiosas joyas del románico y puntal de la Ruta del Císter. El claustro y las estancias del monasterio configuran una visita ineludible. La pequeña población celebra el último lunes de enero la Fiesta de la Pigota, en la que los vecinos recuerdan cómo Sant Cosme y Sant Damià los salvaron de la plaga de la viruela. 

Contacto