{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Vilanova del Camí

Parada y fonda del Camí Ral

Compartir

Esta Vilanova (villa nueva), de las muchas que hay en Cataluña, creció a la vera del Camí Ral, la vía que unía Aragón con Cataluña a su paso por el Valle del Òdena, en la Comarca del Anoia. Su centro histórico conserva callejuelas y plazas en las que todavía se percibe el pasado, no muy lejano, en el que Vilanova era un municipio básicamente agrícola. La Iglesia Parroquial de Sant Hilari, de estilo neoclásico y grandes dimensiones, se encuentra en el Carrer Major, que sigue el trazado del antiguo Camí Ral y conserva casas medievales con inscripciones en sus dinteles.

La población celebra cada año, en el Día de Sant Hilari, una fiesta que recuerda su pasado como parada y fonda del Camino Real, con recreaciones históricas y una feria de artesanos. Hace unas décadas se creó en el municipio la zona del denominado Parc Fluvial, en el lugar donde el río Anoia confluye con la Riera de Òdena, el Torrent de Garrigosa y el Torrent de Can Bernades. La recuperación de este espacio ha dotado a Vilanova del Camí de un lugar imprescindible para el ocio, además de ser un proyecto primordial para la conservación del entorno y evitar el efecto de las riadas en la población.

Contacto