La pequeña iglesia de Santa María en Lebeña, declarada Bien de Interés Cultural en 1893, constituye uno de los más bellos testimonios prerrománicos de Cantabria quizás el mejor conservado y más sobresaliente de estilo mozárabe. Se ha atribuido su fundación a Don Alfonso y a su esposa Doña Justa, condes de Liébana, en el año 925 para albergar los restos de Santo Toribio. El templo es rectangular, con tres naves separadas por pilares de núcleo cuadrado y columnas adosadas. Estos soportan arcos de herradura, típicamente mozárabes, que se apoyan en capiteles corintios con collarino doble de tipo asturiano. Su cabecera plana, orientada al este, presenta una triple división interior, con el cuerpo central ligeramente avanzado respecto a los laterales, y arcos de medio punto. La cubierta de los distintos espacios se realiza, de forma independiente, mediante bóvedas de cañón, longitudinales en la nave central y ábsides, y transversales en las naves laterales. Al exterior la cubierta es a dos

 

Localización

Barrio de Llayo, 2. Llayo (Cantabria)