Patatas "al caldero"

Patatas "al caldero"

Si el Lazarillo de Tormes hubiera visitado la villa de Ledrada, habría utilizado su tradicional picaresca para poder degustar el plato de patatas “al caldero”, muy típico de esta zona rural. En uno de los lugares de comida del pueblo, se habría percatado de que sus componentes principales son la carne, preferiblemente de aguja, y las patatas. A ellos, se les añaden otros ingredientes como especias (tomillo o romero) para añadirle más sabor. Posiblemente el clérigo al que sirvió el Lazarillo también probaría las patatas revueltas para así degustar otro plato que no olvida el producto estrella. Junto a estos manjares, en Ledrada existe una planta curiosa con la que se elaboran ensaladas como es la llamada 'pamplina de agua'. Se trata de una que crece en zonas húmedas tales como las proximidades de fuentes o manantiales en primavera. La gastronomía de Ledrada utiliza productos de la tierra para crear sabores que evocan viajes hacia leyendas increíbles en las que el paladar se convierte en el protagonista.