COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2013

Castilla La Mancha

Nacimiento del río Cuervo

La gran maravilla acuática de la serranía de Cuenca es también un aula al aire libre donde entender cómo se hace y se deshace la roca caliza.

El río Cuervo, declarado Monumento Nacional en 1999, nace en un paraje de cascadas musgosas y remansos cristalinos, con gran derroche de agua y verdor. El sendero que recorre este famoso enclave de la Serranía de Cuenca arranca en el aparcamiento que hay habilitado junto a la carretera CM-2106, a 14 kilómetros de Tragacete y a seis de Vega del Codorno, término al que pertenece.


Imagen de la cascada tobácea con sus formas gradas, repisas y colgajos creadas de forma natural por el paso del agua.

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Subiendo con el río a mano izquierda y un lozano pinar a la derecha, se llega en diez minutos frente a la cascada tobácea, que es la estrella del lugar, la que recibe mayor atención de los visitantes, en forma de fotos y también de monedas de los deseos, a pesar de que este espacio natural no es la Fontana de Trevi y de que esa costumbre está prohibida.

Una cascada tobácea es la que se origina al resbalar durante siglos un río por un cortado calizo y que gracias al contacto con el agua y el carbonato cálcico que ésta transporta, forma gradas, repisas y colgajos a modo de estalactitas que, tapizados de musgo, hacen el efecto de una gigantesca esponja verde de la que salen hilos de agua. O lo que es lo mismo, una prodigiosa escultura inacabada e inacabable cuya roca se está haciendo de continuo, adoptando caprichosos volúmenes por entre los que el río se escurre y desmenuza en cientos de hilos, cual artista sumido en pleno proceso creativo. A esta combinación de elementos y fuerzas telúricas debe su belleza primigenia la cascada en la que el río Cuervo se echa a volar a los pocos segundos de nacer.

Un recién nacido río

Recorriendo senderos escarpados y saltos de agua

Imágen detalle del puente de madera que atraviesa este nuevo río.

La prolongación del sendero lleva a la parte superior de la cascada, donde el recién nacido río corre y da pequeños brincos entre sauces, tilos, acebos, bojes, arces y avellanos. Poco más arriba, se cruza el Cuervo por un puente de madera y se llega a través de una luminosa pradera hasta su cuna. Aquí, por una pequeña grieta del cerro de San Felipe, a 1.490 metros de altura, las aguas del Cuervo ven la luz con chorro tumultuoso, tras abrirse paso por las entrañas de la montaña, disolviendo y horadando la roca caliza en un proceso inverso al que origina unos metros más abajo la cascada tobácea.

Desde el aparcamiento hasta el nacedero hay una media hora de camino, y otra media hora de vuelta, que no es mucho, pero suficiente para abrir el apetito y después calmarlo en Tragacete con alguno de los platos de caza típicos de la Serranía.

 

data Ver mapa Cerrar mapa

No te pierdas.....

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip