Planes con niños en la provincia de Segovia

Entre piscinas naturales y rutas bajo tierra

¡Buitre a la vista! Foto: Pekebikers.

Descender a una cueva con 3.600 metros de galerías interconectadas, remar en piragua en plenas Hoces del Duratón o pedalear por las Lagunas de Cantalejo. Estos son algunos de los planes con niños que proponen Pekebikers, dos ex montañeras y madres de familia. Su objetivo: vivir el verano en familia y de la forma más refrescante en Segovia.

1. Un paseo por la senda fluvial del río Cega

Esta ruta, perfecta para hacerla en familia, cuenta con múltiples pasarelas y escaleras de madera que pondrán a prueba su destreza y sacarán al escalador que llevan dentro. Discurre a la sombra de un bosque de ribera y parece haber sido diseñada para digerir los afamados cochinillos segovianos. 

Camina sobre las pasarelas con la emoción de adentrarrte en un barranco salvaje. Foto: Pekebikers.

Cuenta con unos 5 kilómetros (solo ida), y parte de Pajares de Pedraza, localidad perteneciente al municipio de Ahauetes. El paseo finaliza en el molino de la Cubeta, hoy rehabilitado como vivienda particular.

Esta ruta natural discurre por una senda de pescadores a través de la ribera del río. Foto: Pekebikers.

2. Una ruta bajo tierra en los Enebralejos

Las cuevas son siempre un lugar fresquito y, si además, te sirven como clase práctica de historia donde contemplar pinturas funerarias y tumbas de una necrópolis prehistórica, o una clase de geología, con todo tipo de formaciones calcáreas, mejor que mejor. En total, 3.600 metros de galerías interconectadas entre sí en tres niveles distintos y un río que recorre la cueva.

Bajo tierra, siempre se está fresquito. Foto: Espeleofoto.com.

Para visitarla tienes que desplazarte hasta Prádena de la Sierra (las entradas puedes conseguirlas a través de su página web). El recorrido dura unos 45 minutos. En el exterior también podrás ver, previa reserva, la reconstrucción de un poblado prehistórico de la Edad del Cobre, con demostraciones de talla de sílex, de caza, curtido de pieles y fabricación de útiles en cobre.

3. Buitres y piraguas en las Hoces del Duratón

Es uno de los lugares más emblemáticos de Segovia (con permiso del Mesón de Cándido y del acueducto romano), y en este Parque Natural, rodeados por farallones de hasta 100 metros de altura, residen una de las mayores colonias de buitres leonados de Europa. De ahí que sea una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Las Hoces del Duráton son el hogar privilegiado para los buitres. Foto: shutterstock.

Podrás ver volar a los buitres desde tierra firme en alguno de los miradores naturales con vertiginosas vistas del Convento de la Hoz y la Ermita de San Frutos o desde el agua, añadiendo aventura a la actividad. ¡No olvides los prismáticos! Son varias las empresas que operan en la zona ofreciendo paseos en piragua (25€ adultos y 15€ niños, incluida la clase práctica, el chapuzón, el alquiler de material y un guía que ameniza la travesía con las leyendas del lugar).

¿Una sesión de piragüismo en familia? Foto: Pekebikers.

4. En bici por las Lagunas de Cantalejo

Escondidas entre la característica arboleda de tierra de pinares y un mar de dunas, estas lagunas son las grandes desconocidas. Un lugar ideal para pasear o recorrer en bicicleta. Si escoges esta última opción es muy recomendable llevar cámaras de recambio para los pinchazos (los pinares son traicioneros).

En este humedal los niños se apasionarán con la ornitología. Foto: Pekebikers.

La mejor época para visitarlas es en primavera cuando el desbordamiento de su acuífero alimenta estos humedales. En Vive Cantalejo encontrarás un mapa interactivo con información muy útil: aparcamientos, ubicación de cada laguna, observatorios de aves… 

Ranita de San Antonio. Cantalejo. Foto: shutterstock

5. Un baño en las piscinas naturales de Navafría 

Las piscinas naturales de Navafría se encuentran en un entorno privilegiado de la Sierra de Guadarrama, en su vertiente segoviana, bajo frondosos pinares, fresnedas, robledales y praderíos. Es un parque recreativo con todo lo necesario para disfrutar de un día de campo en familia: zona de barbacoas, mesas, aparcamiento, bar-restaurante, aseos… Del 16 de mayo al 15 de septiembre hay que pagar 4€ por coche para acceder al aparcamiento.

Bajo el Chorro de Navafría hay una pequeña poza donde descansan las aguas del arroyo. Foto: Jesús Pérez Pachecho / Flickr.

Para que sea un día redondo, haz la ruta del chorro, un paseo sencillo, de 2 km y una hora de duración aproximada, que te adentra en el bosque hasta la cascada del mismo nombre. La ruta sale del área recreativa y está perfectamente señalizada.

Te puede interesar...