Planes urbanos

Ciudades para visitar cuando el frío amaina

Casas colgadas de Cuenca.
Casas colgadas de Cuenca.

La mejor forma de conocer una ciudad es pasear por sus calles y descubrir, casi sin buscar, aquellos pequeños rincones que la hacen especial. Algunas ciudades parecen auténticas postales en invierno. Al pasear por sus calles podemos quedarnos literalmente helados, no solo por su belleza, sino por las temperaturas bajo cero que se registran durante toda la temporada invernal. Por eso es mucho más agradable visitar estos tesoros helados con la llegada de la primavera y los primeros rayos de sol. Ésta es la mejor compañía para perdernos por las calles de Cuenca, Teruel, Soria, Burgos y Gasteiz… cuando el frío amaina.

Gasteiz tenía motivos de sobra para ser elegida Capital Verde Europea en 2012; y es que la ciudad tiene nada más y nada menos que 645 hectáreas de parque en el conocido como Anillo Verde, un espacio que rodea el núcleo urbano y que prevé seguir creciendo. Recorrer esta zona es un regalo para la vista pero también para los pulmones, porque es un auténtico placer tener un lugar en el que respirar profundo tan cerca del bullicio de la ciudad. Los parques, además, están preparados para recorrerse a pie o en bicicleta. Y después de un poco de ejercicio, nada mejor que pasar por los bares de pintxos de Gasteiz que en primavera sacan sus terrazas al sol.