Las grutas de Sant Josep, en Castelló, esconden en su interior un tesoro: el río subterráneo más largo de Europa, oculto en una cueva natural de incomparable belleza. Aunque ninguna expedición ha conseguido hallar todavía el final de la gruta ni el origen del río, podemos visitar buena parte de este increíble paraje. El recorrido se divide en dos partes, la primera se realiza en barca y la segunda a pie, a través de una galería seca. La excursión se convierte en toda una aventura no apta para claustrofóbicos.

Te puede interesar...