Consignas para viajeros contemporáneos

No arrastres más la maleta por toda la ciudad

Dos jóvenes viajeras con maletas mirando un mapa.

¿El avión sale por la tarde y el hotel queda demasiado a desmano para volver a por el trolley? ¿Las compras de souvenirs son un rollo para ir a comer relajadamente? La sensación de mula de carga toca a su fin gracias a la proliferación de modernas consignas en ciudades donde dejar no solo el equipaje sino también todo aquello que estorbe. 

Espacio para tu maleta en más de 30 ciudades

La maleta, la mochila… pero también el casco de la moto o el carro de la compra. 'Keepiz' es una red con puntos de almacenamiento en las ciudades más importantes de España. "Nuestro objetivo es democratizar el sistema de consigna –que hasta hace poco solo consistía en las taquillas de las estaciones ferroviarias o autobuses– para acercar el servicio no solo a los turistas, sino también, a la gente que lo necesite", comenta Florent Bannwarth, artífice de 'Keepiz', quien, después de pasar por varias incómodas experiencias personales, pensó en un sistema más operativo.

El local de Keepiz y una chica paseando por Madrid.
En céntricos locales comerciales 'Keepiz' tiene espacio para tus maletas. Fotos: Keepiz / Shutterstock.

"Dentro de la ciudad buscamos estar cerca de sus centros de interés como monumentos, zonas de compras o de paseo, estadios de fútbol… y, también, cercanos a paradas de transporte público". La particularidad de 'Keepiz' es que está ubicado en locales comerciales que van desde tiendas de alquiler de bicis hasta cafeterías. "Nosotros seleccionamos y validamos cada uno de los espacios que quieren trabajar con nosotros –apunta Florent–. Deben tener un horario extenso, estar en una zona atractiva, disponer de un almacén amplio y vigilado…

Consigna móvil de Keepiz.
También tienen servicio de consigna móvil. Foto: Facebook.

"Al principio pensamos que los locales de moda podrían resultar los más apropiados pero nos dimos cuenta de que los usuarios no valoran tanto la imagen sino, más bien, la flexibilidad de horario y la ubicación". Poco a poco, están creando una importante comunidad de 'keepers' (así han bautizado a los comercios colaboradores) donde ofrecen unos pluses que son muy de agradecer por los foráneos, como la entrada a su baño, el uso de wifi gratis, tomar un café, pedirles un taxi para el aeropuerto o indicarles los puntos de interés más cercanos. "El feedbak es increíble. Nuestros 'keepers' siempre están dispuestos a ayudar y los turistas se interesan por lo que ofrecen en sus respectivos negocios".

Usar 'Keepiz' es fácil. El interesado tiene que hacer el pedido en su web o app seleccionando el establecimiento que más le interese por ubicación y horario. Recibe un código de reserva y solo necesita eso para entregar o retirar sus enseres.

Un chico joven esperando el avión junto a su maleta.
En la web o en la app puedes hacer tu pedido en su red de locales. Foto: Shutterstock.

El 67 % de sus usuarios son extranjeros que viajan en familia o en pequeños grupos, tienen una media de edad de 32 años y dejan unos 2,5 bultos durante unas 5,5 horas. Aunque poco a poco los lugareños están empezando a conocer sus beneficios. "Las maletas siguen siendo, a día de hoy, los bultos más dejados –finaliza Florent– pero es curioso que en el segundo puesto estén las llaves que muchas personas dejan por la mañana para que otra persona vaya a recogerlas por la tarde".

KEEPIZ - Su red de sedes abarca 30 de las ciudades españolas más turísticas.

Madrid sin ataduras

Entre la estación ferroviaria de Atocha y la emblemática Plaza Mayor abrió sus puertas, en noviembre de 2017, 'The Box. Urban Lockers'. "Abrimos en temporada baja para ir amoldándonos pero pillamos toda la campaña navideña ¡y aquello sí que fue estrenarse!", comenta Ricardo Troconis, promotor del local junto a Antonio Culebras.

Los responsables de The Box. Urban Lockers.
Los responsables de 'The Box. Urban Lockers' en su local. Foto: The Box.

"La idea de abrir 'The Box. Urban Lockers' surgió porque el sonido que más se oye por Madrid últimamente es el de los trolleys sobre los adoquines", prosigue este curtido viajero que también ha tenido experiencias negativas a la hora de conocer una ciudad y no poder librarse de unos entorpecedores bártulos.

Su espacio moderno y acogedor cuenta con 102 lockers (o armarios) de diversos tamaños cada uno de ellos con su cerradura de seguridad. El local también ofrece al viajero la posibilidad de tomar un café, de dejarle el tiempo que quiera descansando en alguno de sus bancos, aprovechar el wifi gratis para trabajar, sacar la tarjeta de embarque del vuelo, darles información sobre qué hacer y visitar en Madrid, adquirir los últimos souvenires en su corner de postales y papelería escogida con gusto y, cómo no, ir al baño, "algo que agradecen mucho los visitantes transatlánticos, por cierto", asegura Ricardo que también cuenta el porqué decidieron instalarse en esa zona.

Escaparate de  la consigna The Box. Urban Lockers.
En la calle Relatores, junto a Tirso de Molina y Lavapiés, la ubicación del local es perfecta. Foto: The Box.

"Ha cambiado mucho. Ahora han abierto muchos hostels por lo que la población del barrio se ma modificado sustancialmente. El turismo tiene sus cosas negativas pero también positivas porque donde antes había negocios cerrados hoy hay cafeterías y tiendas a los que apetece entrar".

A 'The Box. Urban Lockers' suelen acudir viajeros en grupo, en familia o parejas. Muchos de ellos llegan a Madrid por unos días y luego prosiguen su viaje a otros puntos de España o de Europa "por lo que suelen dejar aquí la maleta grande para cargar con una más pequeña. A la vuelta, recogen la grande para regresar a sus ciudades de origen". Para esos aventureros tan funcionales ofrecen interesantes descuentos en sus tarifas. Además, tienen un sótano donde almacenar artículos más voluminosos como tablas de surf. 

Escaparate de la consigna The Box. Urban Lockers, en Madrid.
Un local moderno donde siempre encontrarás a alguien. Foto: The Box.

"Lo que más nos agradecen es que es un local en el que siempre hay alguien, de 9 de la mañana a 9 de la noche". Es muy curioso lo que pasa en un sitio así. "Vienen personas muy interesantes que nos cuentan su vida", comenta Antonio. Es más, podrían escribir un libro sobre cómo ha cambiado la forma de viajar del explorador contemporáneo. "Tenemos muchas anécdotas –aseguran–. Desde los que vienen de las provincias cercanas única y exclusivamente al Primark de Gran Vía (que dejan aquí la maleta vacía y la llenan con sus compras) hasta clientes que han pasado la tarde de shopping y guardan las bolsas en alguna de las taquillas para ir al teatro sin ataduras".

THE BOX. URBAN LOCKERS - Calle Relatores, 10. Madrid. Tel. 914 29 40 52.

Funcionalidad sureña

Málaga se ha convertido en un destino muy atractivo para los turistas. "La oferta de viviendas vacacionales y los vuelos baratos han originado una gran avalancha de visitantes caracterizados por estancias cortas y equipajes livianos", cuenta Estrella Toro Zurita, artífice de 'Lock and Relax', una de las empresas pioneras en consignas de equipaje en la ciudad andaluza.

Clientes de Lock and Relax con las malestas y foto de la entrada al local.
Los clientes de 'Lock and Relax' que visitan Málaga disfrutan de sus servicios. Fotos: Lock and Relax.

Su apertura, en julio de 2017, causó extrañeza entre los lugareños porque no concebían un negocio de estas características, pero "a los viajeros de otros países, que estaban más acostumbrados a su uso, les parecía extraño que en Málaga no hubiera un servicio de este tipo ubicado en un área céntrica".

'Lock and Relax' se sitúa en el ahora conocido como Soho malagueño. "Buscamos un local luminoso, con las dimensiones apropiadas y de fácil acceso, a poca distancia del casco histórico y de las zonas comerciales y de restauración y que estuviera, además, a escasos metros de la estación de cercanías para coger el tren que lleva al aeropuerto".

Decorado de forma actual, con servicio de wifi gratuito o de llamada a taxi, 'Lock and relax' tiene la particularidad de que sus consignas tienen gran capacidad lo que permiten múltiples combinaciones. Cada uno de sus armarios, totalmente automatizados, admiten hasta tres bolsas de tamaño cabina o una maleta muy grande y al precio único de 5 euros al día, por lo que sale mucho más rentable si se viaja en grupo o en familia.

El espacio y las cabinas de la consigna Lock and Relax.
Seguridad, espacio y un horario extenso en el Soho malagueño. Foto: Lock and Relax

"Cobramos por espacio, no por maleta", puntualiza Estrella. Eso sí, se recomienda llevar monedas sueltas y sacar todo lo necesario antes de cerrar la puerta porque, si se abre, hay que volver a introducir otros tantos euros. Sus horarios (desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde) son perfectos para el viajero que tiene la salida del vuelo a una hora intempestiva y para aquellos que llegan a primera hora de la mañana y tienen el check in a mediodía. "De esta forma, damos calidad y seguridad al turista que pasa sus primeras o sus últimas horas en Málaga y puede disfrutar de la ciudad sin cargas".

Desde una pequeña mochila hasta palos de golf pasando por bolsas de compras… "¡Incluso un ala delta!", confiesa Estrella. Todos los tesoros de los clientes están a muy buen recaudo. "Disponemos de vigilancia por cámaras y, para los clientes que contratan un servicio de más de 24 horas, hay un sistema de identificación personal que supone un freno para el uso ilícito de las consignas".

LOCK AND RELAX - Casas de Campos, 22. Málaga. Tel. 695 55 20 59.

Te puede interesar...