Sí, desde luego que se puede viajar sin moverse del sofá. Sobre todo cuando no queda más remedio que quedarse en casa. Toca soñar con destinos hacia los que escapar cuando llegue el momento, imaginando ya las vistas y los paseos ante paisajes tan seductores.