Senda de las Pesquerías en la Sierra de Guadarrama

Río arriba al acecho de las truchas como un auténtico rey

Carlos III construyó las pesquerías reales en plena Sierra de Guadarrama para dar rienda suelta a su pasión por la pesca.
Carlos III construyó las pesquerías reales en plena Sierra de Guadarrama para dar rienda suelta a su pasión por la pesca.

Historia y naturaleza desfilan por esta ruta que, siguiendo el curso del río Eresma, transcurre desde La Granja hasta el Puerto de Navacerrada, al paso de puentes, pozas para el baño y agradables praderas enmarcadas por los montes de Valsaín. La senda de las pesquerías, un camino mandado construir por Carlos III en plena Sierra de Guadarrama para dar rienda suelta a su pasión por la pesca.

En estos estertores del otoño, ahora que la sierra aparece amarilleada y los árboles encendidos en tonos ocres, pardos y cobrizos, abordar este camino regio es una delicia comparable a la que debió sentir el propio Carlos III cuando vio cumplido su deseo. Porque este monarca, poco dado a la pompa cortesana, era realmente feliz en estos parajes, entregado a la pesca de la trucha en las frías aguas del Eresma.

El Palacio de La Granja de Segovia, el mejor arranque de la senda marcada por Carlos III. Foto: Shutterstock.
El Palacio de La Granja de Segovia, el mejor arranque de la senda marcada por Carlos III. Foto: Shutterstock.

Para ello, para poder subir cómodamente con su caña desde La Granja hasta la cabecera del río, mandó construir este camino a lo largo de su orilla izquierda, bajo la sombra de los robledos y los pinares de Valsaín. Una obra por aquel entonces asombrosa, que remató con puentes, represas, saltos y todo cuanto daba de sí la ingeniería hidráulica del siglo XVIII. Cientos de canteros se emplearon a fondo, entre 1767 y 1769, para lograr alicatar unos nueve kilómetros que partían del embalse del Pontón Alto –antes Puente de Segovia– y llegaban al nacimiento fluvial, allí donde confluyen los arroyos de Minguete y del Telégrafo. Nacía así, para disfrute del rey, la Senda de las Pesquerías Reales enmarcada por un impresionante escenario natural.

Junto al Palacio de la Granja de San Ildefonso, se halla este apacible embalse. Foto: Shutterstock
Junto al Palacio de la Granja de San Ildefonso, se halla este apacible embalse. Foto: Shutterstock

Hoy, 250 años después, se trata de una de las rutas de senderismo más frecuentadas de la Sierra de Guadarrama. Una ruta fácil y accesible –solo hay que seguir el curso del río– ideal para hacer en familia en una sola mañana. Se puede optar por recorrerla entera (unas tres horas y media ida y vuelta a un ritmo ligero) o escoger alguno de sus tramos, pues a lo largo del trayecto se encuentran diferentes puntos desde donde partir o poner fin a la caminata. 

Una de las muchas cascadas de la Sierra del Guadarrama que puedes encontrarte durante la ruta. Foto: Shutterstock.
Una de las muchas cascadas de la Sierra del Guadarrama que puedes encontrarte durante la ruta. Foto: Shutterstock.

El mejor inicio, en cualquier caso, es el bonito embalse que queda cerca del Palacio de La Granja, ese Versalles segoviano que es un alarde de barroco con esmeradísimos jardines geométricos salpicados de fuentes frescas y esculturas de mármol y de bronce. Un buen arranque para, después de bordear la represa hasta llegar a la desembocadura del río, empezar a remontar la corriente, manteniendo siempre las aguas a mano izquierda.

A partir de aquí comienza el camino, prácticamente llano, que el mismo Carlos III ideara atraído por la abundancia de truchas bravas. Hoy también se las puede contemplar, culebreando juguetonas en los saltos, especialmente a mediados del mes de mayo, cuando el caudal baja con toda la fuerza del deshielo. Pero no son los únicos ejemplares de fauna que se aprecian por estos lares. Alimoches, águilas imperiales y buitres negros sobrevuelan en todo el trayecto, pues no olvidemos que se trata de una declarada ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

El embalse del Pontón Alto y su presa. Foto: Shutterstock.
El embalse del Pontón Alto y su presa. Foto: Shutterstock.

Así, bajo este planear majestuoso, entre pinos silvestres y robles rebollos, se irá abriendo paso el camino regio con hitos como el puente de la Pasadera, el salto hidroeléctrico del Olvido, el puente del Anzolero y el puente de Valsaín. Y entre tanto, grandes bloques de granito, losas que alfombran el suelo, escalones que salvan el desnivel, muros de contención, refuerzos para retener las aguas… Muestras, en definitiva, de la gran obra carolina que, desafortunadamente, no siempre se encuentra en las mejores condiciones: algunos de sus tramos están algo deteriorados e incluso invadidos por la maleza.

La Senda de las Pesquerías Reales está enmarcada por un impresionante escenario natural. Foto: Shutterstock.
La Senda de las Pesquerías Reales está enmarcada por un impresionante escenario natural. Foto: Shutterstock.

En un determinado punto, cuando el frescor de las aguas aviva los aromas de las jaras y las retamas, de los helechos y las madreselvas, cuando el silencio solo queda roto por el crujir de la hojarasca, el camino se aparta un poco de la orilla para remontar extensas praderas. Al paso aparecerán nuevos puentes como el de los Canales, a quien muchos ven semejanzas con un acueducto romano pese a datar del siglo XVI, y después los pasos llevarán a adentrarse por un fabuloso pinar. El escenario entonces adopta los tintes de un bosque encantado bajo la banda sonora del rumor del río.

La zona de La Boca del Asno es perfecta para hacer una parada en el camino. Foto: Shutterstock.
La zona de La Boca del Asno es perfecta para hacer una parada en el camino. Foto: Shutterstock.

Es aquí, en esta segunda parte de la ruta, donde se abren diversas áreas recreativas como Los Asientos y La Boca del Asno; aquí los visitantes se detienen a descansar o a reponer fuerzas con un pícnic. Una buena idea puesto que aún aguarda una hora más de camino, eso sí, a lo largo de una garganta que obliga a superar una prolongada subida. Justo para después llegar al puente de los Valillos, y con él, a la conjunción de los arroyos que pondrán fin a las Pesquerías Reales. Y para que no queden dudas del carácter regio de la ruta, hemos de decir que, a lo largo del trayecto, aparecen ciertas coronas grabadas a cincel en la piedra para recordar que este río, truchas incluidas, eran dominio del carismático monarca. 

Te puede interesar...