PLANES PARA EL NUEVO CURSO

5 rincones idílicos y ahora solitarios

Si buscas tranquilidad, no dejes escapar estos 5 destinos. Foto: shutterstock
Si buscas tranquilidad, no dejes escapar estos cinco destinos. Foto: shutterstock.

Es cierto. Nos asalta una sensación melancólica al ver cómo el verano se escapa. Pero ojo, que no todo es tan triste ni tan aburrido. Pasada la vorágine estival, hay lugares que, sumidos de nuevo en el silencio, regresan a su condición de refugio. Basta un paseo por la orilla de una playa solitaria, una siesta al frescor incipiente o una simple contemplación del paisaje para reconciliarnos con la nueva temporada. Y ya de paso, para abordar con buen pie la vuelta a la rutina.

1. La magia de Cadaqués y la Costa Brava

Solo tiene que desprenderse del glamour estival para, libre de las hordas turísticas, volver a a la esencia del que fuera para Salvador Dalí "el pueblo más bonito del mundo". Así, solitario y apacible, Cadaqués se muestra en estos días como ese cuadro en azul y blanco reflejado en el Mediterráneo desde una pequeña bahía. Un entramado de casas impecables que podría recordar a Ibiza o a Andalucía… o a nada, realmente, porque Cadaqués es único en su especie. Y no solo por el barniz surrealista de su habitante más ilustre, cuyo universo podemos admirar en la casa-museo de la vecina Portlligat. Otros intelectuales como Marcel Duchamp, Max Ernst o Eugenio d'Ors también sucumbieron sin remedio a sus encantos.

Para Salvador Dalí, Cadaqués es "el pueblo más bonito del mundo". Foto: Shutterstock.
Para Salvador Dalí, Cadaqués es "el pueblo más bonito del mundo". Foto: Shutterstock.

A este enclave marinero se viene a comer muy bien, a descansar y a remojarse en la bonita paya urbana de Portdoguer o, los menos perezosos, a explorar la belleza de sus alrededores, muy cerca del Cabo de Creus, allí donde reside el punto más oriental de la península y donde el sol saluda antes que el ningún otro sitio. Pero, sobre todo, se viene a empaparse de una magia que consigue calar más fuerte fuera de temporada.

2. El Castillo de Loarre en Huesca

Alguna vez en la vida hay que admirar este dramático paraje: el castillo románico mejor conservado de Europa, dominando la hoya de Huesca desde su elevada posición sobre un peñasco. Y qué mejor que hacerlo cuando se encuentra libre (o casi) de los miles de curiosos que vienen a transitar por sus torres para sentir que retroceden en el tiempo en un lugar que está barnizado de leyendas y por el que, dicen, que hasta puede verse transitar a los fantasmas.

Loarre es el castillo románico mejor conservado de Europa. Foto: Shutterstock.
Loarre es el castillo románico mejor conservado de Europa. Foto: Shutterstock.

Fantasías aparte, la colosal fortaleza de Loarre conforma una de las estampas más bellas de la península, como bien lo dejó claro el director de cine británico Ridley Scott al elegirlo como set de rodaje para su film El reino de los cielos. No había mejor entorno para situarlo que este que se esparce por el Prepirineo aragonés, salpicado de buitres y río bravos, con la majestuosa silueta de este castillo inimitable.

3. El Embalse de Orellana o la playa de Badajoz

Sí, sí, una playa de interior pionera en lograr la bandera azul que la certifica como excelente para darse un chapuzón. Así es el pantano de Orellana, ideal no solo para el baño sino también para la pesca y los deportes náuticos. O simplemente para maravillarse con su entorno: el privilegiado paisaje de La Siberia extremeña, dibujado de bosques y dehesas. Un inmenso espacio natural favorecido por humedales donde observar una fauna interesante.

Un pantano ideal no solo para el baño sino también para la pesca y los deportes náuticos. Foto: Manuel Ruíz Toribio.
Un pantano ideal no solo para el baño sino también para la pesca y los deportes náuticos. Foto: Manuel Ruíz Toribio.

Muy frecuentado en los meses de verano, este embalse que retiene las aguas del Guadiana resulta magnífico ahora, cuando se puede disfrutar sin aglomeraciones de todo cuanto define a una playa: arena, un chiringuito a la sombra de los eucaliptos, alquiler de piraguas y un puñado de centros donde animarse a la práctica de vela o de esquí acuático. Muy cerca, el día puede rematarse en el mirador de Puerto Peña con vistas a los farallones donde anidan los buitres leonados. Y donde también sobrevuelan águilas, alimoches y halcones peregrinos.

4. Las Calas de Roche en Conil

Aunque acceder a ellas supone un esfuerzo extra, hay que reconocer que estas calas han dejado de ser, desde hace tiempo, un secreto. Especialmente en julio y agosto, cuando cuesta no tropezarse con la sombrilla del vecino. Por eso hay que frecuentarlas ahora que se presentan solitarias, apenas con algún bañista despistado. Y es que estas calas encajadas entre acantilados ni siquiera son perceptibles desde la carretera, ocultas como están tras una urbanización de chalés. Para llegar hay que atravesar un bosquecillo de matorrales y enebros, a través de unas pasarelas de madera, y después bajar por escaleras excavadas en la misma roca.

Un paisaje idílico de mar esmeralda rodeado de piedras rojizas. Foto: Shutterstock.
Un paisaje idílico de mar esmeralda rodeado de piedras rojizas. Foto: Shutterstock.

Lo que allí aparece es un paisaje único. Una hilera de medias lunas de arena fina y dorada, resguardadas del molesto levante y del mundanal ruido. Miniplayas a las que el efecto del sol sobre su piedra rojiza otorga un tono anaranjado en maravilloso contraste con el mar esmeralda. Cala Áspera, Cala Encendida, Cala del Frailecillo, Cala del Pato, Cala Medina, Cala del Faro… son algunas de estas joyas que, como todo lo bueno, tienen la peculiaridad de ser efímeras, en este caso por la subida de las mareas.

5. El reventón del Río Mundo en Albacete

Es uno de los espectáculos más fascinantes de nuestra geografía y, como todos los espectáculos, tiene sus espectadores. Por eso conviene visitarlo cuando menos afluencia registra para un disfrute mayor. Hablamos de lo que se conoce como el Reventón del Mundo, la fortuita explosión de agua que, algunos días y sin previo aviso, regala este río en la Sierra del Segura, en Albacete. Días en los que su caudal se multiplica de tal manera que llega hasta precipitar nada menos que 100.000 litros de agua por segundo desde un acantilado calizo.

Un Niágara manchego que puede dejar caer 100.000 litros de agua. Foto: Shutterstock.
Un Niágara manchego que puede dejar caer 100.000 litros de agua. Foto: Shutterstock.

Cierto es que para que este fenómeno acontezca han de darse algunos factores que escapan a nuestra previsión. Como que llueva en abundancia los días previos o que soplen fuertes vientos o que la presión y la temperatura del aire sean de determinada manera. Pero lo que sí se puede asegurar es que pasado el verano, el flujo de turistas decae. Por eso, si la suerte acompaña, nada como estos días para asistir a las florituras que en su desplome realiza esta descomunal catarata como una suerte de Niágara manchego.  

Localidad

Cadaqués

Monumento

Castillo de Loarre

Castillo de Loarre, Carretera del Castillo, s/n, 22809 Loarre, Huesca , Loarre (Huesca)
Atractivo natural

Embalse de Orellana

Embalse de Orellana, 06740 Orellana la Vieja , Orellana la Vieja (Badajoz)
Playa

Roche

Conil de la Frontera (Cádiz)
Atractivo natural

Cascada Chorros del río Mundo

Parque Natural Los Calares , Albacete (Albacete)

Te puede interesar...