Samuel Senovilla

Viajo con mochila. Siempre un paso más allá en busca del lugar recóndito, la persona entrañable y la comida auténtica. En el campito, más feliz que una perdiz.