CHIRINGUITOS EN MALLORCA: 'MHARES', 'PONDEROSA BEACH' Y 'PUROBEACH'

Tres chiringuitos para hacer postureo en Mallorca

Una terraza de blanco deslumbrante con piscina construida sobre el mar es la seña de identidad del primer Purobeach. Foto: Facebook.
Una terraza de blanco deslumbrante con piscina construida sobre el mar es la seña de identidad del primer Purobeach. Foto: Facebook.

Estos beach clubs, que además ofrecen música en directo y, en algunos casos, servicios de belleza y bienestar como masajes, tienen unas vistas del Mediterráneo insuperables. Procuran captar a una clientela que puede dejarse caer en cualquier momento del día y van mucho más allá de los clásicos chiringuitos de Mallorca.

Decía Robert Graves en su ensayo Por qué vivo en Mallorca que, además de un clima con "fama de ser el mejor de Europa", otro de los motivos que le animaron a establecerse en la isla fue "porque podría vivir con una cuarta parte de lo que necesitaba en Inglaterra". Mucho han cambiado los precios en Baleares desde que en 1929 el escritor hiciese de Deià su hogar, más en primera línea de mar. Sin embargo, comer o tomar una copa con el mantel ondeando en la brisa del Mediterráneo sigue siendo una de las experiencias que el veraneante no perdona.

'Ponderosa Beach' se define más como un 'bistrot' que como un chiringuito playero. Foto: Facebook.
'Ponderosa Beach' se define más como un 'bistrot' que como un chiringuito playero. Foto: Facebook.

'Ponderosa Beach'

A los pies de la playa de Muro, próximo al parque natural de S’Albufera, se encuentra 'Ponderosa Beach. Inaugurado en 1967 como una cafetería, fue más tarde restaurante y, ya con la tercera generación al frente, se ha reinventado en un "chiringuito 2.0", según define Carlos Ramis, propietario del establecimiento junto con sus hermanos Baltasar y Marga. "Desde 2013 sobre todo hemos querido luchar contra el tópico de que en la playa no se come bien", defiende. Para ello, contrataron al chef Abraham Artigas, que venía de 'Bambuddha', en Ibiza, de fusión asiática y mediterránea, y a un maestro arrocero, el valenciano Kike Martí.

Cócteles y buen arroz, todo con el mar a dos pasos. Foto: Facebook.
Cócteles y buen arroz, todo con el mar a dos pasos. Foto: Facebook.

La idea, según Abraham Artigas, es parecerse más a un bistrot que a un chiringuito playero. Esto se traduce en platos con un toque innovador que se refleja sobre todo en los aderezos, como el carpaccio de gamba roja mallorquina, con vinagreta de piñones y aceituna negra, o las navajas con mayonesa de alga nori y cilantro.

Sopa fría de tomate y marisco. Foto: Facebook.
Sopa fría de tomate y marisco. Foto: Facebook.

O el lomo de lubina a la plancha, acompañado de salsa de manzana ácida y una crema de guisantes con lima y acelgas salteadas. La creatividad se desata en el apartado de arroces: los hay de bacalao y presa, que también lleva garbanzos y sobrasada, meloso de pulpo y cangrejo, y hasta un arroz de mollejas que se hace al horno en olla de barro, con pimientos, codorniz y caracoles como demás ingredientes.

Con la tercera generación al frente, 'Ponderosa Beach' se ha reinventado en un "chiringuito 2.0". Foto: Facebook.
Con la tercera generación al frente, 'Ponderosa Beach' se ha reinventado en un "chiringuito 2.0". Foto: Facebook.

Lo que no quita, reconoce Abraham Artigas, que los arroces que más se venden sean a menudo los tradicionales, como el de pollo y conejo, en el que no falta la judía plana y el garrofón. "Tenemos que encontrar el término medio entre lo que queremos hacer, lo que podemos servir y la rentabilidad, esto no deja de ser un negocio", expone el chef.

Música en directo para amenizar las tardes mallorquinas. Foto: Facebook.
Música en directo para amenizar las tardes mallorquinas. Foto: Facebook.

Además del restaurante, 'Ponderosa Beach' ofrece música en directo los viernes, sábados y domingos de tres a seis de la tarde. De la programación se ocupa Fernando Bullón y ha traído a la playa de Muro a djs como el neoyorquino Nickodemus. Las sesiones se acompañan de cócteles de autor a cargo de Álex Martínez Lebrero, que pregunta a la clientela por sus gustos personales para servirle copas a la medida.

'PONDEROSA BEACH' -  Casetes des Capellans, 123, Playa de Muro. Mallorca. Tel. 971 18 41 18.
 

'Mhares Sea Club'

Al filo de un acantilado, en la antigua cantera de marés con el que se construyó la catedral de Palma, conviene llegar a la cena antes de las 9:30 en verano: desde su terraza se disfruta de una de las puestas de sol más espectaculares de la isla. Sus puertas permanecen abiertas lo que dura el buen tiempo –este año inauguró la temporada el 23 de marzo– y, con permiso de la Tramuntana, las veladas transcurren dulcísimas, con vistas al ancho mar y a la bahía de Palma.

'Mhares Sea Club' se encuentra al filo de un acantilado. Las vistas son inmejorables. Foto: Facebook.
'Mhares Sea Club' se encuentra al filo de un acantilado. Las vistas son inmejorables. Foto: Facebook.

La carta, diseñada por el chef y profesor de cocina de la Escuela de Hostelería de les Illes Balears Arsenio Fuentes, ha hecho un esfuerzo de sofisticación en los últimos años dentro de los parámetros de la cocina mediterránea y de producto. Uno de los platos estrella es el ravioli de pescado a la mallorquina –con acelga, tomate y perejil– bañado en una suave salsa de azafrán. Las propuestas con más salida, como la paella ciega (de marisco o mixta) o el pescado fresco a la parrilla, se combinan con otros platos más arriesgados. Por ejemplo, el tataki de atún macerado en ajo negro con pequeños trozos de mango y aliñado con alioli de wasabi.

En la zona 'chill out' es posible tomarse una copa con vistas al Mediterráneo. Foto: Facebook.
En la zona 'chill out' es posible tomarse una copa con vistas al Mediterráneo. Foto: Facebook.

"El pescado proviene de la lonja, va variando según lo que hay, y los caldos y los fondos los hacemos nosotros cada mañana", explica Miguel Juan, uno de los cocineros del total de nueve que trabajan en el restaurante. También cocinan finger food, canapés y otras pequeñas elaboraciones que pueden consumirse de pie, pensados para los eventos de empresas y bodas que organizan.

Y para los días más calurosos, la piscina invita a un chapuzón. Foto: Facebook.
Y para los días más calurosos, la piscina invita a un chapuzón. Foto: Facebook.

Además del restaurante propiamente dicho –hay también una sala cubierta–, 'Mhares' dispone de una zona chill out donde es posible tomarse una copa, en la que se echa de menos una carta de cócteles. Propiedad de la familia Buades, dueños de las bodegas 'Can Feliu', uno de sus planes a corto plazo es ampliar la selección de vinos y enriquecerla en particular con vinos mallorquines, cuenta el jefe de sala, Till Rauba, bregado antes en Berlín.

Imposible resistirse a vistas como esta. El atardecer es mágico.Foto: Facebook.
Imposible resistirse a vistas como esta. El atardecer es mágico. Foto: Facebook.

Al amanecer, la terraza se transforma en un gran solárium. Otra opción es pasar el día en su piscina, ya sea alquilando una hamaca o una cama balinesa, con precios que van de los 45 a los 100 euros por persona. También pueden contratarse masajes terapéuticos o de relax con vistas al mar.

'MHARES SEA CLUB' -  Carrer Milana, s/n. Llucmajor, Mallorca. Tel. 871 03 80 18.
 

'Purobeach Palma'

Una terraza de blanco inmaculado con piscina construida sobre el mar es la seña de identidad del primer 'Purobeach', que abrió sus puertas en junio de 2005 en el antiguo Cielo. Con una paz que solo se interrumpe por el despegue de los aviones del cercano aeropuerto, las vistas son de lo más instagrameables: desde sus mesas exteriores se divisan la Sierra de Tramuntana y Cabo Blanco. Por su cercanía a Palma, resulta ideal para tomar una copa después del trabajo, pero las opciones de ocio abarcan todo el día y van desde disfrutar de la piscina alquilando una de las hamacas o camas balinesas, a masajes, tratamientos antiedad, detox y clases de yoga.

Desde la terraza de 'Purobeach' se divisan la Sierra de Tramuntana y Cabo Blanco. Foto: Facebook.
Desde la terraza de 'Purobeach' se divisan la Sierra de Tramuntana y Cabo Blanco. Foto: Facebook.

La carta recibe múltiples influencias internacionales y se esmera en que las propuestas sean saludables y aptas para cualquier tipo de dieta. Lo mismo incluye la muy mallorquina ensalada de trempó –con tomate, pimiento verde y cebolla– que la tailandesa de papaya verde. Los baos de confit de pato conviven sin manías con sashimis de salmón, tiraditos peruanos, arroces melosos y carpaccios.

Las hamacas y las camas balinesas prometen el descanso merecido. Foto: Facebook.
Las hamacas y las camas balinesas prometen el descanso merecido. Foto: Facebook.

"Se intenta conjugar tanto al cliente de piscina que quiere pasar el día en bañador como a los que van con traje", explican sus responsables. Gente guapa, entorno privilegiado y precios en consonancia forman parte de una fórmula que funciona en Mallorca: el año pasado se abrió un segundo Puro Beach en Illetes, con una terraza con acceso directo para bañarse en el mar.

PUROBEACH PALMA - Carrer del Pagell, 1. Cala Estancia. Palma de Mallorca. Tel. 971 74 47 44.
 
Por su cercanía a Palma, resulta ideal para tomar una copa después del trabajo. Foto: Facebook.
Por su cercanía a Palma, resulta ideal para tomar una copa después del trabajo. Foto: Facebook.

 

Te puede interesar...