La cocina del 'sí es / no es'

Platos de cocina disfrazados

Compartir

20/02/2017 –

Actualizado: 19/02/2021

Fotografía: Alfredo Cáliz

La cocina es irónica y juguetona. Menos mal. Y le gusta disfrazarse desde tiempo inmemorial para aparentar lo que no es. Ya sea por una cuestión económica o por el simple placer de sorprender. Aprovechamos que es Carnaval para proponerte una particular mascarada con los productos que usas habitualmente. Dejarás boquiabierto al personal.

Entre las celebraciones propias de don Carnal era común, aún lo es, el disfraz de los participantes, no siempre seductor, que permitía su anonimato, real o ficticio, y la posibilidad de hacer burlas y chanzas a cuenta de los caciques o mandamases del lugar o de entablar relaciones con otras personas, desconocidas o de otras esferas sociales, a las que no tendrían acceso en otro momento del año.

El gusto por el disfraz se extendió hasta los platos de cocina, no solo en tiempo de Carnaval. En nuestros días continúa de actualidad con artificios o farsas que llegan a lo sublime gracias a técnicas muy desarrolladas pero, de acuerdo con Óscar Velasco, no me gusta mucho el disfraz en la comida si no tiene una razón de ser, como las que lo han originado de formas diversas según las épocas y por motivos muy distintos a los actuales. Es la cocina del sí es - no es, de lo que parece pero no es, testimonio supremo de la creatividad de los más curtidos y expertos en el oficio de los fogones y en la que es necesaria la complicidad de la imaginación del comensal.

Es también la cocina de la sorpresa, un ingrediente imprescindible en la mesa, según mi modesta opinión, que en muchas coyunturas puede transformar el preparado más sencillo en un festín y, en tiempos de hambruna, alegrar los ojos de los comensales famélicos. Los ejemplos son numerosos, de los que aquí se darán solo algunos, y sus resultados siempre excelentes, pues la inventiva de los cocineros ha pulido estos platos, sobrios o espléndidos, hasta hacerlos suculentos. El lector puede encontrar los suyos a poco que rebusque en algunas páginas.

Patatas disfrazadas de pollo.
Patatas disfrazadas de pollo.

En ocasiones era el nombre de la preparación el que traía a la mente del comensal productos cárnicos o del pescado sin que, en realidad, se encontraran en su composición. En el recetario del siglo XIII hispanomusulmán, que contiene algunas recetas hebreas y cristianas, traducido por Huici Miranda, como ejemplo medieval y de motivo religioso, se encuentra un morcillón sorprendente, una tripa rellena de un batido de huevos con mucha cebolla sofrita, caldo y las especias de una morcilla. Después de cuajada en agua casi hirviente, el humo de la chimenea en la que se colgaba le daría la tez negra propia de las morcillas de sangre de cerdo, alimentos ambos prohibidos en las normas halal y caser, para despistar a los vecinos inquisidores. Hoy aún se hace un embutido parecido en Navarra, como me ha indicado el profesor Paco Oroz.

Ejemplos actuales de este tipo de disfraz son las perdices de la huerta, de Murcia, en realidad lechuguitas cortadas en cuartos y en ensalada con anchoas y su aliño o las patatas en ajopollo del interior de Málaga; no hay pollo por ninguna parte, pero el solo nombre alegra los estómagos más vacíos. En los bares de Lisboa son tradicionales como aperitivo los peixinhos da horta y que no son más que judías verdes rebozadas y fritas como los boquerones. O el nombre desviaba la atención del ingrediente real, como el caldillo de perro gaditano –en la receta se explicará la razón de lo perruno—o los espárragos montañeses de Aragón, en realidad los rabos mutilados a las corderas hervidos y fritos, que en la región alcarreña, de habla parca pero certera, se conocen como carne de vivo.

Una pechuga de ave en el proceso de transformación a milanesa.
Una pechuga de ave en el proceso de transformación a milanesa.

En otras se quería dar lustre con alguna argucia a un ingrediente más modesto, sin llegar a ser humilde, que el que el disfraz muy llamativo quiere representar, como el gigot de mer de la región meridional de Francia porque hay que señalar que hasta hace bien poco, quién lo diría hoy, la carne se prefería sin duda alguna al pescado. El gigot es siempre una pierna asada de cordero –que no suele correr por los mares, no vamos a contar mentiras, tralará— pero la cola de un rape atada y bien dorada sobre un lecho de patatas refritas, adornada con tomates, pimientos, aceitunas y regada con aceite de oliva puede ser en la imaginación del ávido de carne un pernil de cordero desde luego más sabroso que el que retrata llorando sus bondades sobre las patatas Alejandro Dumas en uno de sus escritos. O la chuleta de Kiev, una pechuga de ave con el alón que, rellena de mantequilla y empanada, simula ser una milanesa con su hueso, la chuleta de ternerita lechal, casi recién nacida, empanada y frita en mantequilla en que consiste esta especialidad de Milán.

Hasta las bromas encontraron acomodo en este mundo de fantasía culinaria para aupar el reciclado de unas sobras a manjar, como los supplì al telefono, una suerte de croquetas de arroz del Lazio que en su centro esconden carne y queso que se funde en hilos y que, al partirlas, dejan un cordón colgando como el del teléfono. O los arancini, es decir, naranjitas de Sicilia, que en realidad son de igual modo fritos empanados de arroz con carne y queso, que a veces son redondos como el cítrico pero otras tienen una forma cónica, las que le chiflaban al comisario Montalbano. La broma puede llegar a lo macabro en los niños envueltos, los filetes enrollados con carne picada especiada dentro y guisados en salsa que estos tiempos que evitan lo políticamente incorrecto llaman paupiettes.

Estas son las falsas naranjas de las que es devoto el comisario Montalbano.
Estas son las falsas naranjas de las que es devoto el comisario Montalbano.

A veces la pobreza de los ingredientes o su carácter vegetal –en tiempo de abstinencia, por ejemplo, o de penuria, el más habitual de los estados del ser humano a lo largo de la historia— se disimulan, como la sopa de linguados do rio, de Vila Franca da Xira, una sopa sobre la base de un sofrito en aceite de oliva de cebolla y tomate, un puñado de folinhas de louro, hojitas de laurel, que simulan ser los lenguados de río que, como es bien es sabido, no existen, que se termina con agua y se sirve bien caliente sobre unas lonchas de pan. Parecida a las sopas de tomillo del Ampurdán.

Hay otras en las que el alimento principal de un plato se ocultaba para fingir ser, por su aspecto, algo más sustancioso –bien entendido que esa suculencia que aparenta esconder el embozo se refería sobre todo a la carne y, si no había otro remedio, al pescado— de lo que en realidad es. En la cocina de vigilias y abstinencias española, inmensa y vigente hasta principios del siglo XX –no se comprende que esté tan descuidada por los cocineros aficionados a las verduras o los vegetarianos, porque contiene ideas magníficas— se encuentran preparados que representan bien esta argucia del disfraz. Los cardos o las pencas de las acelgas ocultos bajo una salsa vegetal oscura y gratinados con pan rallado frito sugieren quizá en la mente calenturienta aguzada por el hambre unos filetes de ternera o de cerdo en salsa gratinados con quesos grasos y cremosos...

Preparación de Patatas en ajopollo

  1. Pelar las patatas y cortarlas en dados.
  2. Calentar el aceite en una cazuela o una sartén honda y sofreír los ajos, las almendras y el pan.
  3. Pasarlos al mortero con los cominos, el orégano y, si se tiene, el azafrán.
  4. En el mismo aceite sofreír las patatas, esparcir por encima el pimentón, dar dos vueltas y añadir los tomates en dados.
  5. Cuando se hayan sofrito 2 o 3 minutos, añadir el agua necesaria para que queden medio cubiertas las patatas.
  6. Medio tapar la cazuela o sartén.
  7. Majar en el mortero ajos, almendras, pan con los granos de pimienta, comino, el azafrán si se tiene y una cucharadita de sal gorda.
  8. Echar el majado en la cazuela cuando las patatas estén medio hechas, remover con suavidad y dejar al fuego hasta que la salsa esté ligada y todo en su punto, no en puré.

Preparación de Caldillo de perro

  1. En una sartén o una cazuela amplia calentar el aceite y sofreír los ajos.
    Patatas en ajopollo.
    Patatas en ajopollo.
  2. Retirar al mortero.
    Pelar las patatas y cortarlas en dados.
    Pelar las patatas y cortarlas en dados.
  3. Echar entonces la cebolla en la sartén o cazuela, bajar el fuego y esperar a que se sofría bien y se ablande.
    Especiar las patatas.
    Especiar las patatas.
  4. Verter sobre el sofrito ¾ de l de agua y dejar hervir hasta que la cebolla casi desaparezca.
  5. Mientras, machacar en el mortero los ajos con una cucharadita de sal gorda y los granos de pimienta y añadirlos a la cazuela.
  6. Si el líquido se ha reducido mucho, añadir un poco e introducir las rodajas de pescadilla, que tienen que estar apenas cubiertas.
  7. Dejar en un temblor, sin que hierva, durante unos 7-10 minutos.
  8. Regar con el zumo de las naranjas, que suele ser escaso, probar de sal y servir de inmediato.
  9. La salsa estará ligada.

Preparación de Arancini

  1. Hacer un arroz sofrito en la mantequilla o el aceite en un cazo, mojar con el caldo y esperar a que esté hecho, no blando.
    Caldillo de perro.
    Caldillo de perro.
  2. Añadir el queso, remover muy bien fuera del fuego y echar el huevo batido cuando se haya enfriado un poco.
    Limpiar el pescado.
    Limpiar el pescado.
  3. Mezclar bien.
    Así se elabora.
    Así se elabora.
  4. Cuando esté frío, formar bolas con el arroz del tamaño que caben en la mano medio cerrada.
  5. Con un dedo practicar un hueco en el centro de cada bola y meter un trozo de mozzarella.
  6. Volver a cerrar la bola y darle de nuevo una forma redonda, de “naranjita”.
  7. Pasar por pan, huevo y pan. Freírlas antes de servir bien calientes.
  8. Los arancini se rellenan a veces además de con queso, con un pedazo de carne asada o de albóndiga que haya sobrado.
  9. El queso mozzarella se sustituye muy bien en este caso con un queso de tetilla y es más cómodo de manejar.

Preparación de Chuleta de Kiev

  1. Retirar a cada media pechuga las costillas y el esternón.
    Arancini.
    Arancini.
  2. Cortar las dos partes más finas del ala y, de la más gruesa retirar toda la carne, de modo que quede el hueso descarnado.
    Rallamos el queso.
    Rallamos el queso.
  3. Retirar el resto de la piel a la pechuga.
    Cuando el arroz se puede colocar en la palma de la mano sin quemarse, hacer una bola más o menos como un huevo grande.
    Cuando el arroz se puede colocar en la palma de la mano sin quemarse, hacer una bola más o menos como un huevo grande.
  4. Separar el filete interior, cortarlo como hacen en la pollería para hacer un filete más amplio y golpearlo con una piedra o el mazo de carnes hasta afinarlo más, sin romperlo.
  5. Envolver con cada uno de los filetes de pechuga el cigarrito de mantequilla. Introducir de nuevo en el congelador o en la parte más fría del frigorífico.
  6. Abrir cada una de las pechugas en 3 filetes, pero sin separar, con cuidado de no quitar el hueso del ala.
  7. Salpimentar y colocar en el centro el filete pequeño de cada pechuga que encierra la mantequilla.
  8. Encerrarla a su vez enrollando la pechuga y empanar pasando por huevo batido, harina, huevo otra vez, no me he equivocado, y por pan rallado.
  9. Conservar en la parte más fría del frigorífico hasta el momento de freírlos en aceite bien caliente.

Ingredientes

Patatas en ajopollo 4 personas
  • 1 pellizco de pimentón
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 cucharadita de cominos
  • 1 rebanada de pan blanco
  • 2 dientes de ajo
  • 6-8 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 k de patatas
  • 6-8 almendras (marcona o plancheta)
  • 4-5 hebras de azafrán (si se tiene)
  • 2 tomates rojos (pelados, sin semillas y picados)
  • Sal gorda
Caldillo de perro 4 personas
  • 1 cebolla grande (tierna, muy picada)
  • Sal
  • 2 dientes de ajo (pelados)
  • Pimienta
  • 4 rodajas de pescadilla o merluza de 150 g cada una
  • 6-8 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Agua o caldo de pescado
  • 2 naranjas amargas
  • Sal gorda
  • 2-3 granos de pimienta
Arancini 4 personas
  • 1 bola de mozzarella
  • Pimienta
  • 1 cucharada de mantequilla o 2 de aceite
  • 200 g de arroz redondo
  • Huevo
  • Aceite caliente de fritura
  • Pan rallado
  • 1 huevo batido
  • 2 buenas cucharadas de parmesano rallado
  • ½ l de caldo de ave
  • Sal
Chuleta de Kiev 4 personas
  • 75 g de mantequilla
  • 1 yema de huevo
  • Sal
  • Pimienta
  • 4 pechugas de ave con el alón
  • Harina
  • 2 huevos y la clara que sobra
  • Pan rallado
  • Aceite de girasol o mantequilla abundante para freír