Paisaje protegido Monte Valcorchero y Sierra del Gordo

Paisaje protegido Monte Valcorchero y Sierra del Gordo

Información turística: 927423843

http://www.plasencia.es/

Los alcornoques que le dan nombre al Valle del Corcho conviven con las encinas, fresnos y robles que crecen en torno a los enormes bloques de granito, que campan a sus anchas en estos parajes, adoptando formas caprichosas y surgiendo en los lugares más inesperados.
Las ruinas de un acueducto, del s. XVI, marcan el inicio del recorrido que conduce a los parajes que rodean al Monte Valcorchero. Dejando atrás la fuente de La Guijosa, los alcornoques empiezan a proliferar, entre pequeños arbustos, hasta convertirse en un precioso bosque. Es territorio de vacas que pastan con tranquilidad, frecuentando los restos de la antigua calzada romana y vigilando la Cueva de Boquique, que sirvió de refugio a los hombres del Neolítico y, también, a un temible forajido siglos después. Otra fuente, la de Cañito, proporciona agua potable y señaliza el camino que hay que seguir hasta llegar a la ermita de la Virgen del Puerto, un lugar privilegiado para recrearse en la belleza de la Sierra del Gordo y desde la que obtener inmejorables panorámicas de Plasencia.
La Sierra del Gordo cobija algunos de los más bellos bosques de robles y almeces de Extremadura, que sirven de morada al gato montés. La disputa que mantienen las piedras graníticas y los grandes árboles por el dominio del paisaje, la presencian desde las alturas los buitres leonados, las cigüeñas negras y los halcones, que lo han convertido en su hogar.