Parque Nacional del Teide

Parque Nacional del Teide

Unas vistas, que bien podrían ser marcianas, generadas por el volcán más famoso de la isla y de la península, aguardan para los turistas que no teman el calor ni sufran de vértigo. Pero no todo es Teide. Hay que prestar atención, si se adentran en el Parque Nacional, para apreciar la belleza de todos los contornos que se han dibujado en esos restos de lava milenaria, ahora hecha piedra. Para entender el paisaje de esta zona, decir que se encontrarán frente a unos relieves exclusivos en el planeta. Además, el espacio es amplio con un perímetro de más de 18.800 hectáreas. Si el entorno les parece espectacular, la flora no lo es menos. El tajinaste rojo, que puede superar los dos metros y medio de altura o la violeta del Teide son dos plantas que sólo crecen aquí, la mayoria de ellas, las violetas, a más de 2.000 metros de altitud. Y para otearlo todo como se merece es, más que recomendable, subir a la cima a través del funicular habilitado para ello. Ahora, frente a la cumbre de un volcán a 3. 718 metros, intenten dejar al margen cualquier emoción o el miedo y dosifequen el oxígeno... si pueden.

Como un anillo, alrededor del Parque Nacional del Teide se encuentra el Parque Natural de la Corona Forestal, un mar de verde que se extiende por 18 pequeños municipios de la isla. Es el hogar del pino canario y la excepcional laurisilva, además de múltiples especies endémicas. Los sobrecogedores barrancos, además de impresionar nuestra vista, realizan una gran labor preservando el suelo y protegiéndolo de la erosión, además de hacer posible la captación de agua. Dentro del mismo Parque, aunque parezca imposible, encontramos un paisaje completamente opuesto a la frondosidad del bosque de pinos verdes: un paisaje lunar, blanco, donde sólo vemos piedras de formas casi oníricas causadas por la erosión.

Contacto

Parque Nacional del Teide, 38300, Santa Cruz de Tenerife
922324444
http://www.laorotava.es/