Aquí se respira olor a 'western'

Aquí se respira olor a 'western'

Cálzate las botas con espuelas, las cartucheras y tu sombrero de vaquero. Te invitamos a pasar una jornada en un plató natural del Lejano Oeste, pero en tierras almerienses. Aunque el calentamiento global va a cambiar esto más pronto que tarde, de momento es el único desierto que hay en el continente europeo. Localizado en el interior de la provincia de Almería, el desierto de Tabernas tiene una extensión de 280 kilómetros cuadrados entre las sierras de los Filambres y Alhamilla. Con una temperatura media anual cercana a los 18 ºC, las máximas estivales superan los 50 ºC muchos días y la precipitación media anual es de solo 243 mm por metro cuadrado. El resultado es un clima semiárido.

Catalogado como Paraje Natural por la Junta de Andalucía, es un paisaje de vegetación escasa, con plantas aclimatadas como chumberas, espartales, tarayes, adelfas, jarillas y siemprevivas. Crecen en cerros y mesetas de laderas gastadas, que se elevan en mitad de una llanura surcada por grandes ramblas originadas los escasos días de lluvia. Esto no quiere decir que falte la vida. Una amplia comunidad de aves es visible durante todo el año, con mayor abundancia de especies afines a este tipo de ecosistemas: terreras, cogujadas, alcaravanes, sisones y ortegas.

Sobre todo esto, Tabernas es conocido por su relación con el cine. Las características del paisaje y los bajos costos de las producciones en territorio español, convirtieron en los pasados 60 y 70 a este desierto en un plató de cine, el Hollywood europeo se llamaba. Capital universal del 'spaghetti western', aquí se rodaron películas tan míticas como Por un puñado de dólares, La muerte tenía un precio y El bueno, el feo y el malo. El último film famoso ha sido Exodus, de Ridley Scott, rodado en 2013. Algunos escenarios de aquellas películas se conservan en Tabernas y existen varios parques temáticos, donde se recrean escenas de western para los turistas.