{{title}}
{{buttonText}}
alt
Vive la Gala de los Soles 2024
Ver Gala
Playas de cine en Almería anochecer Isleta del Moro

Rodajes en las playas de Almería

Desembarco de cine en Almería

06/12/2023 –

Actualizado: 29/09/2022

Fotografía: Francisco Bonilla

Desde Pulpí a El Ejido, estas son la playas más cinematográficas de Almería, una provincia que quiere seguir siendo un gran plató a base de entornos naturales idóneos para rodajes de películas, series o spots comerciales nacionales e internacionales.

Compartir

Almería fue, es y será una tierra de cine gracias a sus insuperables espacios naturales y a su incombustible luz. La inmensidad de su desierto ha cautivado a propios y a extraños desde la época del spaguetti western con Clint Eastwood pasando por grandes superproducciones como Exodus, de Ridley Scott, o Juego de Tronos. Recientemente, ha sido el oscarizado Pedro Almodóvar quien ha trabajado unos días en Tabernas, junto a Ethan Hawke, en su cortometraje Extraña forma de vida. Pero, sobre todo, Almería ha sido objeto de desembarcos, cinematográficamente hablando.

Playa Los Escullos
Algunas playas, como la de Los Escullos, disponen de elementos que no iguala ni el mejor decorado.

Decenas de sus playas, desde levante a poniente, han acogido rodajes de lo más variado y, lo mejor, es que la actividad prevalece. Hasta agosto, la Junta de Andalucía había autorizado más de 60 rodajes, tanto televisivos como publicitarios, en espacios naturales. Estas son las playas más cinematográficas de Almería:

Playa Los Escullos
El juego de luces que se genera en este rincón mediterráneo es otro de sus puntos fuertes.

1. Playa de Mónsul

Es muy probablemente la más afamada y, cuando se rueda en ella, es absolutamente reconocible por su duna y su peineta: el acantilado rocoso en forma de cresta. Sean Connery estuvo en ella dos veces. Una para la cinta El viento y el león (1975) y, posteriormente, en otra más memorable: Indiana Jones y la última cruzada, de Steven Spielberg (1989). Allí, solos, Harrison Ford y Sean Connery iban a ser presas del ataque de un avión nazi, pero el ingenio del último, espantando a las gaviotas con su paraguas negro hasta que chocaron con la aeronave enemiga, les libró de un fatal desenlace.

Playa de Mónsul
La playa de Mónsul es una de las que más rodajes ha albergado.

La Historia Interminable (1984) y Las aventuras del Barón de Munchausen, una película producida por el Monty Phyton Terry Gillian (1988), son otras dos de las rodadas en esta playa del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Playa de Mónsul
Ya sean películas, series o anuncios publicitarios, lo cierto es que Mónsul tiene un aura especial.

Su fama es de cine y turística. Es, junto con la de Genoveses, una de las playas más visitadas, pero su acceso es restringido en los meses de verano. El visitante puede ir a pie hasta la playa, pero también puede hacerlo cogiendo un bus en el núcleo urbano de San José (en Níjar). Si se accede en vehículo propio, ha de hacerse cuanto antes, puesto que cuando se alcanza un número determinado de turismos se cierra la barrera de control para evitar daños a este paraje natural.

Playa de Mónsul
Un atardecer de cine.

2. Playa de Genoveses

Vecina de Mónsul e igual de cinematográfica y de identificable por quienes conozcan este paradisíaco lugar debido a su amplia bahía, formada por dunas de arena fina y dorada y su Morrón de los Genoveses, una montaña que, a modo prolongación de la playa, se adentra en el mar. El bulevar del ron (1971), Ana Caulder (1971) o la comedia Cristóbal Colón, de oficio... descubridor, de Mariano Ozores (1982), se rodaron en este lugar, así como Resucitado (2016), recreando al mar de Galilea en los últimos días de Jesucristo. Más reciente es la cinta El Niño, en la que aparece Luis Tosar a los mandos de un helicóptero (2014).

Playa Genoveses
La playa de Genoveses es vecina de Mónsul y es igual de atractiva.

El acceso, como a Mónsul, es restringido dependiendo de la temporada del año y carece de los servicios que ofrece una playa urbana, pero ahí radica su encanto. Es selvática y atrapa en cualquier mes del año, no hay que dejar su visita exclusivamente para los meses de verano. Además del baño, otra opción es realizar una ruta entre calas desde Genoveses hasta Cala Carbón, un auténtico placer para la vista.

Playa Genoveses
El acceso a la playa está flanqueado por una gran variedad vegetal.

3. Playa del Peñón Blanco

Igualmente en Níjar encontramos La Isleta del Moro, un pueblo de pescadores típico de la zona, con barquitas cerca de la playa, casas blancas y modestas, en el que se respira paz alterada, sólo en parte, durante los meses de verano. La Isleta debe su nombre a que servía de refugio a los piratas que venían del norte de África y, ahora, lo es para todo el que quiera descansar en este privilegiado núcleo urbano muy cercano a Cabo de Gata.

Las Isleta del Moro
¿Quién no se imagina a los piratas atracando en esta playa?

Sus pescadores utilizan el arte de pesca de trasmallo y traen, bien frescas, las brecas, barracudas o tapaculos y otras especies de la zona que van a la subasta y a los bares y restaurantes del lugar. En algunos como ‘La Isleta’ o ‘La ola’ se preparan cuajaderas de pescado al estilo tradicional.

La Isleta del Moro
La variedad de escenarios le ha servido para convertirse en protagonista de películas muy diversas.

Aquí se han rodado escenas de Terminator: Destino oscuro (2019), que trajo, por segunda vez a la provincia de Almería, a Arnold Schwarzenegger tras su Conan el Bárbaro, rodado en la capital y poniente almerienses. La playa del Peñón Blanco es especialmente cinematográfica y también ha acogido el rodaje de varios episodios del biopic de La veneno. Los hombres de Paco y Lejos de mar, de Imanol Uribe, también escogieron la arena fina de esta playa para sus escenas.

4. El Playazo

Rodalquilar era una mina de oro en la década de los cincuenta y también pertenece a la época dorada del cine en Almería. El pasado minero de este municipio nijareño ha dado juego en el cine y ha sido escenario de un orfanato futurista en Guerreros del sol (1986), del que aún se conservan farolas y rotulaciones en las paredes, o un castillo y pueblo medieval en El misterio de Wells (Paul McGuigan, 2003), con Willem Dafoe entre las estrellas del reparto.

El Playazo Rodalquilar
La arena fina y las aguas calmadas de El Playazo hace que sea una de las playas más populares de la provincia.

Pese a que Juan Goytisolo considerara en Campos de Níjar “chatas y feas” a las casa de Rodalquilar, tienen su encanto y junto a ellas se encuentra un jardín botánico y el museo geominero ‘La casa de los volcanes’. Su playa es, sin duda, su gran atractivo por su arena, fina y dorada, y su agua totalmente mansa. Aquí se han rodado escenas de la serie Vis a vis y también la cinta germana El camino a San José (2014), además de Vivir es fácil con los ojos cerrados (2014), de David Trueba.

El Playazo

Las aguas que bañan El Playazo tienen un vivo tono turquesa. Foto: Daniel Pérez

5. El Algarrobico

En Carboneras encontramos la mediática playa de El Algarrobico, un paraje natural en el que polémicamente se ha construido -aunque no culminado- un hotel de 20 plantas por el que los conservacionistas aguardan su derribo para devolver a esta playa su imagen y estado natural, ese que cautivó a David Lean para recrear la ciudad jordana de Aqaba en su Lawrence de Arabia (1962), protagonizada por Peter O'Toole, Omar Sharif, Anthony Quinn y Alec Guinness. El equipo estuvo meses preparando el decorado en la playa en la que ahora el protagonista es el hotel. Pese a esta vista, la playa es muy visitada y permite un pequeño descanso después de visitar y almorzar en este pueblo minero del levante almeriense.

El Algarrobico
Pasar un día en El Algarrobico es una de las actividades más populares entre los vecinos de Carboneras.

Carboneras tiene mucha playa por descubrir y, aunque no haya sido plató de cine, no se puede abandonar este pueblo blanco sin visitar la playa de los Muertos, un sugerente nombre para una playa considerada como la mejor -o de las mejores- de la provincia.

Playa de los Muertos
Haber formado parte de las localizaciones de 'Lawrence de Arabia' es uno de los grandes logros de esta playa.

6. Las Salinas

Los cinco kilómetros de playa de Las Salinas, ya en el término municipal de Almería, también han inspirado a muchos cineastas. Ahí se ha rodado Patton (1970), Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013), de David Trueba, y Nunca digas nunca jamás (1983), que volvió a traer a Connery a las tierras almerienses de las que tanto disfrutaba. La serie La casa de papel también cuenta con algunas escenas rodadas en esta playa del parque natural.

Playa Las Salinas
El espíritu pescador de la costa almeriense se palpa a la perfección en Las Salinas.

El mirador de las Sirenas y la iglesia de Las Salinas son otros de los lugares que no hay que perderse antes de continuar la ruta cinematográfica por la provincia. Pese a que ahora no luzcan su mejor aspecto debido a la rotura de los conductos que llevan el agua del mar hacia las Salinas, este paraje ofrece una rica avifauna a la que observar, entre la que destacan sus flamencos, un símbolo del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Playa Las Salinas
El amplio arenal se extiende a lo largo de varios kilómetros.

7. Los Cocedores

La playa más a levante de Almería, Los Cocedores (en Pulpí), albergó el rodaje de Camino (2008), de Javier Fesser, que le valió a Nerea Camacho el Goya a la Actriz Revelación. Sus acantilados le dan un aspecto inconfundible y establecen la frontera entre la playa que pertenece a Almería y la que es propiedad de la vecina Murcia.

Playa Cocedores
Las particularidades de esta playa han hecho que sea escenario de varias películas.

En esta playa mansa se pueden degustar ricos arroces en el chiringuito que lleva el nombre de la misma, la última de Almería que, siendo semivirgen cuenta con una notable ocupación durante los meses de verano, lo que no disuade de querer buscar otros lugares en los que poder perderse.

Playa y chiringuito Los Cocedores (Pulpí, Almería) chica nadando
La limpieza de estas aguas cristalinas genera una gran cantidad de contrastes.

8. Playa de Macenas

En Mojácar se encuentra la Playa de Macenas, una playa virgen donde se rodaron escenas de la película Martín Hache (1997), que trajo a Almería a estrellas de la talla de Federico Lupi y Eusebio Poncela. La playa quedó totalmente retratada con la torre de Macenas y torre del Pirulico, dos construcciones defensivas que pueden ser visitadas en la actualidad.

La Torre del Pirulico.
La Torre del Pirulico.

Es una playa alejada del bullicio de uno de los pueblos más turísticos de la provincia, en la que el aparcamiento es de fácil acceso y donde se ha de ir provisto de todo lo que se necesite para pasar el día, puesto que carece de servicios de restauración, así como duchas o vigilancia.

Playa del Sombrerico en Mojacar, Almería.
Playas virgenes y alejadas del turismo, ideales para un rato de buceo.

Dejando esta playa y marchando hacia poniente, hacia Carboneras, se puede acceder a otra playa de cine como es el Sombrerico. Un serpenteante camino angosto de tierra y piedra separa ambas playas de Mojácar, la cuna del verano ibicenco almeriense y de los largos días de verano con sus correspondientes noches. Sus chiringuitos son los más laureados de la costa de Almería.

Castillo de Playa Macenas
El Castillo de Playa Macenas.

9. El Sombrerico

Ya en la Playa del Sombrerico, el visitante encuentra que está en los confines del mundo. En esta playa desembarcó el equipo de la serie Curro Jiménez y de la película La isla del tesoro (1972), protagonizada por Orson Welles. El chiringuito ‘Manaca’, que se encuentra actualmente en esta pacífica playa, fue construido sobre los cimientos de parte del decorado de esta película.

Playa El Sombrerico
El mundo parece acabarse en El Sombrerico.

Los tesoros se encuentran en la cocina de este establecimiento. Pescados frescos, arroces y un sinfín de cócteles se pueden degustar en este chiringuito que abre de mañana a la noche y en el que hay que reservar previamente -sobre todo en fin de semana- y, de hacerse, mejor el día anterior: en la tarjeta queda claro que no hay cobertura. Se atiende a los clientes cuando el dueño acude a descansar al pueblo. En el paraíso, entonces.

Playa El Sombrerico
Las rocas, moldeadas por el clima, adquieren formas sugerentes.

10. Punta Entinas y Cerrillos

En el otro extremo de la provincia se encuentra El Ejido, un municipio que ha sido escenario de cine por su mar de plástico y por su mar Mediterráneo. Concretamente, Punta Entinas. Este paraje natural alberga uno de los sistemas dunares mejor conservados de la Península, además de ofrecer once kilómetros de fina arena en su hermosa playa virgen.

Punta Entinas
Con suerte se pueden divisar grupos de flamencos en las inmediaciones de la playa.

Allí se rodaron escenas de Conan el Bárbaro (1982), que también llevó al equipo a las dunas de Cabo de Gata, Almerimar o Aguadulce, entre otras localizaciones. La playa más cercana a Punta Entinas es la de Cerrillos, en la vecina Roquetas de Mar que, al encontrarse aún en el parque natural y dado su gran nivel de conservación, es la preferida de quienes desean fundirse con la naturaleza en estado puro.

Punta Entinas
Los grupos de pescadores forman parte de la fotografía de Punta Entinas.