Paseo por el castañar que protege Las Médulas

Paseo por el castañar que protege Las Médulas

Los castaños centenarios de las instalaciones hoy ruinosas de Las Médulas (en la comarca leonesa de El Bierzo) no son sino herederos de aquellos que suministraron su madera a las obras de los embalses, diques y conductos que provocaban la “ruina de los montes” y las balsas y canales de decantación en los que se recogían las pepitas de oro. Estos castaños, además, son la razón de que los restos de este ejemplo singular en la Península Ibérica de explotación minera a cielo abierto -la mayor de todo el Imperio romano-, con técnicas ideadas por los pueblos oriundos y que los ingenieros romanos supieron adaptar a la dimensión gigantesca de sus construcciones, se hayan conservado. Gracias a la vigilancia y cuidados de los agricultores que explotan los castañares que crecen entre sus crestones agujereados, han impedido la entrada a buscadores de oro que hubieran podido destrozar los restos en el intento de encontrar alguna pepita olvidada por los romanos.

Contacto

Las Médulas