En Cuaresma todos esperan deseosos la llegada del Día de la Vieja, el día en que se reúnen amigos y familias para merendar, comer, departir con los platos más típicos como el hornazo. La zona de Puerto Rey, el parque periurbano de la Rambla o el Palmeral son puntos de encuentro entre quienes festejan esta tradicional fiesta popular. La destreza por elaborar un muñeco de papel y trapo teniendo como armazón una cruz y rellenarle la cabeza y todo lo que buenamente se pueda de chucherías y sorpresas reúne a familias, niños y mayores. Ese muñeco, 'la vieja', será objeto de deseo y depositaria de ilusiones para todos los asistentes al encuentro. En mitad de la Cuaresma, el jueves después del miércoles de Ceniza, la localidad quiere que llegue el medio día para acudir a la merendola en las zonas acondicionadas y sacar cada uno a su 'vieja', repleta de sorpresas, porque al final de la tarde lo que ésta recibirá es una somanta palos, de piedras, que le dejaran sin pies ni cabeza, pero sí repartirá todo lo que bajo su traje escondía con disimulada intención. Y en el campo, guardada en los bolsillos, llevan los niños sus piedras para tirárselas a la 'vieja', otra diversión añadida a las chucherías que luego reciben de la destrozada 'anciana'.

 

Localización

Calle Mare Nostrum, 10 04621 Vera, Almería