Alpeñés

Alpeñés

Información turística: 978724035

Web información turística

Entre los senderos de roca, desde abajo, y cruzando el río Pancrudo aparece ella: una torre alta y enorme situada sobre los ya 1.200 metros de altitud del pueblo que anuncia al viajero que se está acercando a Alpeñés. Es la torre de la iglesia de San Andrés Apóstol, cuya portada fue construida en 1761 bajo un arco cobijo. Este monumento tiene tres cuerpos, el superior de ladrillo y con decoración barroco-mudéjar, tan típica y única de esta provincia turolense. Merece la pena también una visita al santuario de la Virgen de la Langosta. El templo fue construido en el siglo XVII y era un edificio barroco muy interesante, con una cúpula sobre pechinas, capillas laterales comunicadas entre sí y un cimborrio. La gente de la zona peregrinaba a este santuario. Ahora está en ruinas, desde que se hundió alrededor de 1960, pero los vecinos continúan yendo. Su extraño nombre proviene de un juego de palabras: las lenguas populares convirtieron la Virgen del Paso Angosto en la Virgen de la Langosta.

En su santuario de la Langosta, ahora derruido, se encontraba un espectacular retablo obra del escultor Francisco Ascoz, de Barrachina, de la segunda mitad del XVII. Ante el peligro de ruina del templo, el Obispado de Teruel decidió salvar esta bella obra y la trasladó a la parroquia de Cella, una localidad a 70 kilómetros de Alpeñés.