{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Ayerbe

Las calles donde Ramón y Cajal pasó su infancia

Compartir

Ayerbe no olvida que el Nobel de Medicina Santiago Ramón y Cajal pasó su infancia en esta localidad y hace gala de ello. Un centro de interpretación, un museo y una sección especial en su biblioteca recuerdan a este ilustre aragonés.

Además de cultivar el legado de Ramón y Cajal, los documentos históricos y monumentos de la localidad son la muestra de la importancia que tuvo en el pasado. Su privilegiada ubicación, a medio camino entre Zaragoza y los Pirineos lo convirtió en un punto estratégico de comercio que le hizo, en la época medieval, contar con dos ferias anuales que se celebraban en la plaza Alta y la plaza Baja.

En el centro del municipio se encuentra el palacio de los marqueses de Ayerbe, que data del siglo XV y fue declarado Monumento Histórico Artístico. Actualmente funciona como una escuela de música. La torre del reloj, del siglo XVIII, es un elemento que lo diferencia de otros núcleos cercanos, donde el reloj está unido a la iglesia. En el siglo XVI se levantó la iglesia de San Pedro, que tiene en su interior un fabuloso órgano decimonónico.

En la cima del cerro San Miguel se pueden contemplar los restos del castillo árabe del municipio, del siglo X. El pueblo cuenta con otros monumentos civiles de interés como el antiguo Ayuntamiento, el hospital viejo y la fábrica de harinas Electra Ayerbe.

Contacto

Localización