Azaila

Azaila

Información turística: 978825006

Web información turística

Azaila guarda un tesoro histórico de gran interés para el visitante: el yacimiento del Cabezo de Alcalá. Un conjunto arqueológico formado por una acrópolis y demás edificaciones en las que se superpone el paso de varias poblaciones: los celtas, los íberos y los romanos. En los restos de la urbe se diferencian tres etapas: desde el VII a. C. hasta la segunda Guerra Púnica en el 218 a. C., en la que estuvo poblada por los celtas; una segunda fase, en la que fue habitada por los íberos, y una tercera, construida tras la violenta destrucción que sufrió entre el 76 y el 72 a. C., hasta su desaparición en el 49 a. C., tras la batalla de Ilerda.

Además del yacimiento, el visitante ha de descubrir la bella parroquia de Nuestra Señora del Rosario. Una templo del siglo XVII, construido de acuerdo a las normas del barroco, en mampostería y ladrillo. Fue levantada gracias a la financiación de los duques de Híjar, cuyo escudo corona la puerta de acceso. Está compuesta por una nave única cerrada con bóveda de medio cañón con lunetos y una torre de cinco cuerpos. Su decoración interior desapareció tras el verano de 1936, pero ha sido recuperada recientemente.

Azaila se abre en la margen derecha del río Aguasvivas, sobre un profundo barranco. Este pequeño municipio de la comarca del Bajo Martín tiene en la actualidad poco más de 100 habitantes empadronados, en un terreno cerealista y olivarero, en el que predomina el cultivo de secano. El viajero tampoco puede perderse  algunos elementos del mobiliario moderno realizados en alabastro.

El yacimiento del Cabezo de Alcalá fue descubierto en 1885 por Pablo Gil y Gil. Este arqueólogo adelantó el origen íbero de las vasijas y la influencia helénica de sus pinturas. Es uno de los primeros yacimientos íberos estudiados en la Península. El museo del Louvre compró más tarde parte de esta cerámica, por lo que obtuvo el reconocimiento mundial.

Planes Cercanos

Planes en Azaila

Ver todos