Bielsa

Bielsa

Información turística: 974501127

Web información turística

Lo que más cuesta conseguir es a veces lo que más se aprecia. Los lagos de Bielsa entran en esta categoría. Son de difícil y escarpado acceso, de ahí que tras su contemplación podamos considerarnos unos privilegiados. Afrontar la ruta de los lagos (llamados ibones) implica caminar bastantes horas, consultar mapas y salvar rampas, pendientes y desniveles, pero el regalo que nos espera al final de la esforzada ruta compensa todo.

En este valle hay al menos media docena de lagos de montaña a cada cual más fascinante. Entre lago y lago, el casco urbano de Bielsa nos ofrecerá un merecido descanso con interesantes edificaciones como la portada del Ayuntamiento, de estilo renacentista, del siglo XVI, la Iglesia Parroquial de Javierre, del siglo XII, y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Hay, además, un interesante Museo Etnológico en el que podemos aprender usos y costumbres de la zona. 

El valle de Bielsa cuenta con una serie de recetas culinarias muy características, especialmente en el campo de las sopas y de los postres caseros. Algunos ejemplos son el ajoarriero, las chiretas, las sopas de pan con ajo, el bacalao ainsetano, las truchas, el ternasco montañés, el cordero a la pastora, la pierna de cordero mechada, la gallina en pepitoria, el conejo en salsa de chocolate, el frechinache o la sopa belsetana...

Planes Cercanos

Planes en Bielsa

Ver todos