Busquístar

Parte del paisaje

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Desde el mirador de Ferreirola, echando la vista a atrás, esta sierra sigue en ascenso. Si cogemos cualquiera de los caminillos de tierra conocidos como escarihuelas y pasamos por las Minas del Conjuro, llegamos a esta bella villa. Sus blanquecinas casas se asoman a la loma de Sierra Nevadan como si de un manto de nieve se tratase. Su iglesia, hermana mayor del complejo de viviendas, predice, desde la veleta de su campanario, hacia donde soplan los vientos cada día. Pero estas tierras, hechas a sí mismas, no son las originales, pues cerca del casco urbano, en el cerro de La Mezquita, se encuentran las ruinas de una antigua población, cuyo origen hay que rastrearlo hasta época visigoda y desde cuya cima se contemplan las mejores vistas de Busquístar y los pueblos de alrededor.

Contacto

Localización