Cáceres

Cáceres

Información turística: 927255800

Web información turística

Patrimonio de la Humanidad es el nombre de un club muy exclusivo del que Cáceres forma parte por derecho propio. "Las murallas de Cáceres aportan un testimonio excepcional sobre las fortificaciones realizadas por los almohades en España", dijo la Unesco cuando otorgó el título a esta ciudad. En la llamada ciudad vieja, este municipio de conquistadores atesora uno de los conjuntos medievales y renacentistas más ricos del planeta. En ese perímetro de oro encontraremos alguno de los monumentos más bellos y valiosos de Cáceres. Como por ejemplo, la Concatedral de Santa María de Cáceres, ubicada en la plaza del mismo nombre, erigida entre los siglos XV y XVI y de estilo románico de transición al gótico. En esa misma plaza se encuentra el Palacio de Carvajal, coetáneo de la catedral, el Palacio Episcopal, el Palacio de Mayoralgo, la Casa de Hernando de Ovando y el Palacio de la Diputación Provincial.

En la Plaza Mayor de Cáceres se encuentra el Ayuntamiento, y la Torre de Bujaco, una edificación genuinamente árabe reconstruida por los almohades en el siglo XII tras la toma de la ciudad en 1173. Hoy, la torre alberga un centro de interpretación y desde lo alto de su almenar el visitante dispondrá de una panorámica privilegiada de la ciudad. También en la Plaza Mayor figura la Ermita de la Paz, originaria del siglo XVIII, y el Arco de la Estrella, de estilo barroco. Otra plaza importante de Cáceres es la de San Jorge. De camino a ella queda de paso el Palacio de los Golfines de Abajo, otro de los iconos arquitectónicos de la ciudad. En el casco histórico de Cáceres encontraremos también una interesantísima casa-fortaleza de estilo gótico. Se encuentra en el callejón de las Monjas y es la Casa del Sol, conocida también como la Casa de los Solís. Llama la atención el impresionante escudo familiar en una de las esquinas: un sol con rostro humano cuyos rayos superiores aparecen mordidos por ocho cabezas de serpiente, coronado por un yelmo.

En la Edad Media, la ciudad vivió una guerra interna entre dos grupos cristianos, los leoneses y los castellanos. La escalada de violencia fue tal que convirtieron las casas nobles en fortalezas dentro de la propia zona amurallada. Salir a la calle era ponerse una enorme diana en la cabeza. El conflicto terminó con la llegada al trono de Isabel la Católica, que ordenó el derribo de todas las torres defensivas de las casas.

Planes Cercanos

Planes en Cáceres

Ver todos