{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Cespedosa de Tormes

Entre el embalse y la sierra

Compartir

A diez kilómetros de Guijuelo se encuentra el municipio de Cespedosa de Tormes, cuya torre del castillo, declarada BIC, saluda al visitante desde antes de llegar. Es este castillo, que data del siglo XV y cuya torre se alza, en solitario y a las afueras del pueblo, sobre el resto de las construcciones, uno de los principales atractivos del pueblo, pero no el único. Si se regresa al núcleo desde el castillo –primero campo a través y luego por la calle de la Fuente–, podremos encontrar una fuente abovedada del siglo XVII, mientras nos adentramos poco a poco en un pueblo con tradición agrícola, chacinera y alfarera.

La iglesia, situada en el centro del pueblo y junto a una plaza que es escenario natural de un festival de danzas anual en el que se reúnen grupos de varios puntos del país, es de entre finales del s. XV y principios del XVI. Está dedicada a la Exaltación de la Santa Cruz y de ella destaca el atrio que la rodea y también su gran tamaño, especialmente de su torre, que es de principios del siglo XIX, puesto que la anterior se derrumbó tras el gran terremoto de Lisboa de 1755, que se sintió también en la zona.

A un kilómetro del núcleo urbano, por la carretera de Guijuelo, encontramos la ermita de Nuestra Señora del Carrascal, patrona del municipio, a la que cada año suben en romería durante sus fiestas para celebrarla. La ermita data de 1715 y se dice que se construyó en este lugar porque la imagen de la Virgen se encontró en un carrasco (de ahí su nombre) que se encontraba en este punto.

Pero no se puede abandonar Cespedosa sin dar un paseo por su entorno y disfrutar de las impresionantes vistas que dan, por una parte, al embalse de Santa Teresa, y, por otra, a varias sierras (la de Cespedosa, la de Gredos, la de Béjar, la de Francia y la de las Quilamas). Si el paseo se alarga, puede llevar hasta los restos de una antigua villa romana, situada a unos siete kilómetros al este del núcleo. Allí se encontraron algunos objetos como dos sepulcros, un cuenco de cerámica, una campana y una pila que se encuentra en Cespedosa y fue utilizada para bautizar. Sobre las rutas que se pueden hacer por el entorno a pie, en bicicleta o a caballo, se puede encontrar información en la web del Ayuntamiento.