Chelva

Las huellas de la historia entre calles sinuosas y húmedas rutas

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Compuesta por diversos barrios cuya interacción construye un verdadero puzle histórico, la localidad de Chelva esconde a cada paso una joya que el visitante admirará inevitablemente. En las calles sinuosas del barrio morisco del Arrabal se encuentran el antiguo Consejo de la Villa (siglo XVI), la ermita de los Desamparados (con un panel cerámico del siglo XVII en su fachada) o la antigua Mezquita de Benaeça (siglo XIV), la más antigua de la Comunidad Valenciana, actualmente ermita de Santa Cruz. Cruzando el Portal del Azoque se alcanza el barrio judío homónimo, atractivo por sus calles estrechas y sinuosas. Otros atractivos de la localidad son el Palacio Vizcondal y, especialmente, la iglesia barroca de Nuestra Señora de los Ángeles (siglo XVII). Tanto su interior, decorado sin parquedad, como su fachada retablo de estilo manierista son impresionantes. En las cercanías se encuentran el acueducto de la Peña Cortada, el convento de San Francisco (siglo XIV) y el santuario de la Virgen del Remedio.

Reportajes recomendados Ver todos

Contacto

Localización