{{title}}
{{buttonText}}
1 /

El Cuervo

El árbol real con 300 años de historia

Compartir

Hay en El Cuervo un árbol que guarda secretos insospechados, pues ha sido testigo de todo lo acontecido en esta aldea turolense desde hace unos 250 o 300 años. Es un olmo monumental de cuatro metros de alto y 30 centímetros de diámetro ubicado en la Plazuela del Horno que, por su antigüedad, podría haber sido plantado por orden de Carlos III como símbolo de la unidad del pueblo, una práctica que repitió en numerosas localidades de la geografía española. Junto a este centenario árbol se encuentra la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora, levantada en el siglo XVII en estilo barroco. Consta de gruesos muros en mampostería y tres naves cubiertas con bóveda de medio cañón y lunetos. La parte más antigua del templo es su torre, obra renacentista del siglo XVI, cuya estructura se caracteriza por una planta cuadrada con dos cuerpos de mampostería y cantería.

En frente de la iglesia puede el viajero visitar el Ayuntamiento, un edificio del siglo XVIII de inspiración neoclásica y construido en mampostería y sillares, con fachada a dos calles y dos pisos. Entre el patrimonio cultural de El Cuervo destacan también los restos de un antiguo castillo medieval del que hoy solo quedan en pie un aljibe o cisterna para el agua.

Se sitúa El Cuervo en el suroeste de la provincia de Teruel, a 46 kilómetros de la capital. En su bello enclave natural sobresale el entorno del río Ebrón, cuyo discurrir del agua rompe la tranquilidad del término municipal, formando acantilados y manantiales que embellecen y caracterizan el paisaje de este pueblo.

Contacto