{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Granucillo de Vidriales

Un paseo por lugares megalíticos

Compartir

El término municipal, además de Granucillo, consta de las pedanías de Cunquilla y Grijalba de Vidriales. Está situado al noreste de la provincia, en el Valle de Vidriales, perteneciente a la zamorana comarca de Benavente y los Valles. Dista de la capital 80 kilómetros por autovía. El arroyo Almucera y el cercano río Esla aportan humedad a la tierra y hacen posible su belleza paisajística y riqueza en flora y fauna. En sus tierras se puede practicar el senderismo, la caza y la pesca, además de disfrutar de su riqueza arqueológica y monumental.

La zona fue poblada desde el Neolítico. Como evidencias quedaron los dólmenes de las Peñezuelas y San Adrián, que tienen más de 5.000 años de antigüedad. Hay rutas para visitarlos, aunque están cerca de Granucillo. De su época medieval y su pertenencia al reino de León y, más tarde, al Condado de Benavente, quedan varios vestigios. Entre ellos, los restos de un castillo, del siglo XV, que perteneció a la casa de Benavente y fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949. Un rollo jurisdiccional, situado en una plaza, la Ermita de San Adrián, del siglo XII, que aloja interesantes imágenes, y la Iglesia Parroquial de Santa María destacan en su patrimonio arquitectónico. En la pedanía de Grijalba llama la atención su iglesia, declarada Monumento Nacional, que posee una interesante portada gótica y un gran retablo barroco. Hay que recorrer las calles de las tres poblaciones para ver sus casas típicas, cuyos hornos afloran al exterior, y varios palomares en las inmediaciones.

El municipio celebra sus fiestas el 16 de junio, por San Adrián, y el 12 de septiembre, en conmemoración del Dulce Nombre de María, bajo cuya advocación está la parroquia de Granucillo.

Contacto

Localización