Negreira

Negreira

Información turística: 981885250

Web información turística

El Camino de Santiago procedente de Fisterra cruza el río Tambre por el medieval Ponte Maceira, que se levantó en el siglo XIII con cinco arcos sobre los restos de un antiguo puente romano. Y es que cuenta la leyenda que a los discípulos del Apóstol les perseguían unos legionarios romanos, de los que escaparon gracias a que la construcción se hundió justamente a su paso. En las inmediaciones se aprecia el imponente Pazo de Balandrón, con un bello jardín y aspecto histórico, a pesar de comenzar las obras en el siglo XX. También en la parroquia de Portor se sitúa la iglesia románica de Santa María, quizá la más completa de la comarca en ese estilo, aunque la fachada se añadiera junto con el campanario ya en el XVII. De sus orígenes dan testimonio los contrafuertes o los canecillos zoomorfos bajo el tejado.

Similares características presenta San Pedro de Gonte (siglo XII). El conjunto histórico-artístico del siglo XVIII que forman el Pazo de Cotón y la Capilla de San Mauro es el de mayor importancia del municipio. La vivienda podría tener su origen en una fortaleza de la Edad Media y en ella sobresalen la alta chimenea y una galería con almenas sobre tres arcos que comunica con el templo, cuyo retablo es neogótico pese a albergar tallas barrocas. Otras iglesias vistosas son la de Santa Olalla o Baia (con pila bautismal del siglo X) o la neoclásica de Broño (con frontón sostenido por pilastras). En lo relativo a joyas interiores, sorprende en la Iglesia de Liñaio el retablo totalmente pétreo con la imagen de San Martiño y demás elementos en granito policromado de aire renacentista, un recurso empleado en la Capela do Evanxeo pero con inspiración neoclásica. La cruz procesional de San Xián de Negreira es un auténtico tesoro del barroco manierista. Interesante es la talla de alabastro de la Virgen de la Paz que se encuentra en el templo homónimo de la parroquia de Arzón y que dataría del siglo XV o XVI, al igual que la figura de la Virgen de las Nieves en la Iglesia de Covas.

Los indianos presumieron de poderío económico edificando casas con arquitectura de evocación caribeña, como la de Manuel Negreira, donde se observa el gusto tanto por las fachadas sencillas como por los amplios ventanales. Varias fueron las escuelas costeadas con dinero de esos emigrantes regresados de América y agrupados en la Unión Barcalesa de La Habana o la Sociedade La Moderna de Barcala. Destaca el Colexio de Covas, cuyo diseño respondía a las necesidades del alumnado: patio dedicado a la práctica deportiva, casa para el profesor…

Uno de los parajes más hermosos de la ribera del Tambre se extiende junto a la Capilla de la Virgen del Buen Suceso (en la parroquia de Liñaio). Aquí hubo un hospital de peregrinos y en el siglo XVIII apareció sobre las aguas una talla de la virgen, que se convirtió en patrona de la Comarca de Barcala y movió a los vecinos a la construcción de una ermita. En torno al río es posible practicar diversos deportes, desde surcar su cauce en kayak a recorrer su orilla por la Ruta dos Tres Pazos. Para quienes buscan emociones fuertes, las cascadas del Corzán están equipadas con descuelgues para barranquismo. El bloque granítico de Piedra Serpal dispone de 18 vías de escalada que van desde los cinco a los 35 metros.

Negreira entró en el Libro Guinness de los Récords el 31 de octubre de 2007 gracias a la Orquesta Olympus, que tocó ininterrumpidamente durante 24 horas hasta 500 canciones. Alrededor de 30.000 personas colapsaron entonces el municipio.