Ojos-Albos

Ojos-Albos

Información turística: 920203353

Web información turística

Localidad de unos 70 habitantes, próxima a la carretera N110 y la autovía AP51. Dista 17,2 km de Ávila.

Ocupa un pequeño valle rodeado de cerros en la serrezuela con la que comparte nombre, al este de Ávila, en un paisaje de prados, monte bajo, encinares y una línea de aerogeneradores, la primera instalada en la provincia. Aunque el término también abarca llanos con cultivos de cereal y las afloraciones rocosas tan características del paisaje abulense. Esta pequeña sierra separa la capital abulense de Villacastín, ya en Segovia, o comunica ambas poblaciones a través del puerto de la Cruz de Hierro, como se prefiera.

Uno de sus cerros, Peña Minguvela, protege en un abrigo rocoso unas pinturas rupestres de estilo esquemático (humanos y animales en tonos rojos y ocres) que los arqueólogos consideran excepcionales, relativamente cerca de los restos de un poblado vetón. La visita supone una buena forma de combinar una ruta natural con otra arqueológica. Otra ruta frecuente comunica el pueblo con el embalse de Serones, que retiene al río Voltoya.

El monumento más interesante de Ojos-Albos no está en el pueblo, ni es el pintoresco puente Calicanto sobre el Voltoya (que no es de calicanto sino de granito, en el límite con el término de Mediana de Voltoya), sino el palacio renacentista de los Núñez Vela, en la dehesa de Tabladillo. El conjunto integra casas de labor, cuadra, picadero y hasta ermita. Desde su primer dueño y constructor en el siglo XV, gracias a la fortuna acumulada como virrey del Perú, pasó por al menos otras tres casas nobiliarias. Su restauración ha sido exquisita, mereció un premio Europa Nostra en 2006.