Un castillo de llanura preside la vida de esta localidad de la Alcarria. Esta construcción, en piedra sillar, es de finales del siglo XV y se levantó por orden del cardenal González de Mendoza. De planta cuadrada y con tres torreones cilíndricos en las esquinas, y una cuarta, la torre del homenaje, cuadrada por un lado y circular por otro. Los muros son altos, lisos y con troneras para las armas defensivas. Estuvo rodeado por un profundo foso del que no queda rastro.

El visitante que llegue a este pueblo de origen remoto, allá por el siglo XI en la repoblación tras la Reconquista, puede visitar la iglesia de San Sebastián, del siglo XVI, en la que destaca su pila bautismal.

Contacto

Localización